lunes, 20 de abril de 2009

CORRIDA CONCURSO DE GANADERÍAS EN LA PLAZA DE TOROS DE LAS VENTAS DE MADRID

Concurso de mansedumbre
Por Don Nicanor
Fotografías: (c)Dolores de Lara

Domingo 19 Abril 2009.- No es fácil recordar una buena corrida concurso de ganaderías de las celebradas en Madrid, aunque no resulta difícil afirmar que la de hoy domingo ha sido la más infumable. El escaso público que acudió con visos de asistencia clandestina, dada la invisible publicidad del festejo, aguantó con paciencia de buenos aficionados el desfile de reses de sangre santacolmeña que no hicieron más que confirmar el decepcionante estado en que se encuentra este ancaste.

Apenas sí pasaron el fielato del caballo, y sus embestidas, más bien arreones, en los primeros tercios descompusieron a los lidiadores que también se apuntaron a su particular concurso de despropósitos.
_
El último tercio fue una sucesiva demostración de esquivar los cabezazos de los bovinos concursantes desde el lidiado en primer lugar de Juan Luis Fraile, hasta el último toro ¿? De Mayoral, siendo más compasivo con los espadas el de Cuadri.

Visto lo visto, los seis toros concursaron en mansedumbre, y algunos de ellos como el de Saltillo, o del Escolar, o como el morucho de Mayoral mostraban viles apetencias por las femorales de los esforzados toreros que vieron estrelladas sus ilusiones de meritar para una posible sustitución en el penoso serial del inminente San Isidro.




El coraje del manchego Aníbal Ruiz, el buen estilo del albaceteño Sergio Martínez, y la firmeza del mañico Jesús Millán, afloraron con valor ante el manso y descastado encierro. ¡Huele a hule! gritó un castizo; ¡a cloroformo huelo yo! Le contestó otro de la grada. Allá en la plaza, a lo que olía era a chamusqina desde que el toro de Adolfo Martín fue jaleado en el caballo y aplaudido en el arrastre por la gente del famoso tendido que dirige la Monumental madrileña, aunque hoy haya de apuntarse un fracaso por la mala organización de esta penosa pésima corrida. El aviso a navegantes ya había sido dado, y tan bien recogido fue por un jurado de sorprendente composición, que sin dilación resolvió fallar a favor del toro de la ganadería de Adolfo Martín, ¿por qué?, pues por eso de la chamusquina, es de suponer.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada