jueves, 3 de septiembre de 2009

EL FUNDI HOMENAJE EN FUENLABRAD


FUENLABRADA

ACTO HOMENAJE A "EL FUNDI"


El Viernes 4 Septiembre 2009




El Ayuntamiento de Fuenlabrada en coordinación con al Federación de Peñas Taurinas de la ciudad ha organizado un acto homenaje al matador de toros José Pedro Prados "El Fundi", titular del Trofeo "Pepe Bienvenida", que se celebrará en la Plaza de los Cuatro Caños, a las 19.30 horas del próximo viernes 4 se Septiembre de 2009.
El pueblo de Fuenlabrada, le ofrece su tributo de reconocimiento, cariño, y admiración a este fuenlabreño ilustre que ha sabido llevar con orgullo el nombre de la ciudad que le vió nacer.
BIOGRAFÍA:
José Pedro Prados Martín, artísticamente El Fundi, nació en Fuenlabrada en 1966. Asistió como alumno a la Escuela Nacional de Tauromaquia de Madrid, y se reveló como un alumno muy aventajado. Empezó a actuar en público a una edad muy temprana. Estoqueó un becerro a los quince años en Colmenar de Oreja. Desde ese día, y durante toda su etapa novilleril, agradaron siempre sus más que buenas maneras. La alternativa la recibió en Villaviciosa de Odón en septiembre de 1987. Joselito fue el padrino, lidió y dio muerte al toro Enviado, su actuación fue ciertamente prescindible. Confirmó en Madrid el 22 de mayo de 1988, el mismo cartel ( Joselito, Bote y El Fundi ), la res Guardián, también de la ganadería de Antonio Arribas. En esa ocasión, el diestro demostró que es un matador valiente.Desde esa fecha hasta la actualidad, este torero madrileño ha destacado siempre por su entrega y su tesón, escalando puestos en el callejón hasta situarse en lugares de prestigio y categoría.
Hace unos meses sufrió y gravísimo percance al ser derribado por un caballo y en su reaparición en los ruedos sufrió una grave cornada que le mantuvo alejado en recuperación, que una vez lograda le llevó a torear a San Sebastían, con las consecuencias que relata Rosario Pérez en su crónica de ABC:
"El Fundi pagó con sangre su gesto de volver a los ruedos en una corrida benéfica. Aún arrastraba las secuelas de su su doble fractura en el cráneo por la durísima caída de un caballo. Reapareció en el único escenario al que a sus actores, como sentenció Orson Welles, les suceden cosas de verdad. Y lo hizo sin haber recuperado aún al cien por cien la movilidad perdida en la pierna derecha. Pero el corazón noble del torero le impulsó a no faltar a una cita a favor de las personas con lesiones medulares. Allí estaba su banderillero tetrapléjico, Adrián Gómez, conmovido cuando vio cómo el primer toro de Zalduendo vapuleaba a su jefe de filas. «Feudal» le hizo hilo por el izquierdo y lo prendió. Desde los aires cayó a la arena, y allí se ensañó con el maestro. Pese a su intensa rehabilitación isocinética, no tuvo capacidad de reacción. Cuadrillas y apoderado saltaron prestos a la arena. Rictus de preocupación en el callejón. Merodeaba la sombra de las secuelas del accidente ecuestre: el golpe en la cabeza, los coágulos... Cuando se incorporó, la sangre manaba abundante, solemne en esta festividad del Corpus Christi."

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada