miércoles, 28 de octubre de 2009

“No está, pero se le espera”

Por Julio César Fernández
Fotografías: ©Dolores de Lara y J. Campos
.
Sabino Fernández Campo nació en Oviedo el 17 de marzo de 1918. Su larga vida ha sido también nutricia, positiva, plena y por lo tanto ancha. Con seriedad, con rigor, con valor y valores, la ha ido llenando con cuidado, con elegancia, con meticulosidad. Poco a poco ha ido sumando virtudes sin apenas darle importancia pero añadiendo a la lealtad, prudencia; a la sagacidad, discreción; a la rectitud, sentido del humor; al talento y a la eficacia, humildad; disciplina sin abusar; al buen criterio, rectitud; al sentido común, generosidad; al realismo, flexibilidad.

Fue militar, dirigente, intelectual pero, sobre todo, persona; aunque esta autenticidad, esta forma de ser le ha proporcionado alguna contrariedad y más de una incomprensión, no sabemos si a estas alturas totalmente restañadas. Siempre fue dueño de sus propios silencios. Su máxima: ir en pos de la verdad, apoyada en su religiosidad, por lo que el manto que le ha cobijado constantemente era el espléndido de los valores morales.
.
Sabino Fernández Campo - Obra por: Dolores de Lara
.
Muchos sucesos, muchos recuerdos, muchos consejos, mucho sentido del humor entre bromas y veras, mucho amor por lo diario, por lo próximo, por lo sencillo.

La última vez que hablé con él fue en el Ateneo, el día 4 de mayo, en una exposición fotográfica de Dolores de Lara en la que interveníamos su esposa -gran colega y gran señora del periodismo y la literatura- Mª Teresa Álvarez, y yo.

Bromeó como casi siempre, sobre su edad y sobre alguna opinión pasada de decibelios con la que alguno de los integrantes de la institución, se enfrentaba a otros de diferente opinión.

Alguien ha dicho que todas las personas con poder ejecutivo deberían tener al lado, constantemente, un Sabino.

Los dieciséis años de secretario general y jefe de la Casa del Rey, fueron premiados con el título de Conde de Latores, con Grandeza de España, pequeño pueblo de Asturias donde había nacido su padre, “por su larga y brillante trayectoria de servicios destacados, militares y civiles, al Estado”.

Aunque no esté ahora muy de moda la palabra, era un patriota, partidario, sin ninguna duda, de lo que cada vez va escaseando más: la unidad nacional de España y de los españoles.
.
.
Sabino junto a su mujer María Teresa Álvarez - Foto: Dolores de Lara
.
..
Sabino en la última exposición de Dolores de Lara en el Ateneo de Madrid - Fotos: J. Campos
.
Dicen que alguien llamó a las alturas no hace muchos días:
.
- Oiga. ¿Es la Gloria?
- Sí, aquí es, dígame -dijo una voz más que humana-
- ¿Ha llegado a su reino un alma, buena, ecuánime, inteligente, comprensiva, leal, prudente, tolerante, sagaz, discreta, recta, generosa y con sentido del humor…?
- Últimamente –interrumpió la voz- no tenemos mucho tráfico de almas con ese calado y esos valores. Estamos casi en el paro. Voy a mirar ¿a quien pertenece?
- A Don Sabino Fernández Campo.
- ¡Ah! No está, pero se le espera.
.
Julio-César Fernández
Periodista
Para Dolores de Lara
.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada