lunes, 5 de octubre de 2009

SEVILLA NOVILLADA: HERIDO THOMAS JOUBER

SEVILLA JAVIER CORTÉS SUFRE TRES VOLTERETAS

Martín Núñez da una vuelta y Thomas Jouber cae herido en Sevilla
EMILIO TRIGO - Sevilla - 04/10/2009
Burladero.com
Última novillada de la temporada en Sevilla con tres espadas de buen ambiente entre los aficionados, pero el tremendo calor por estas fechas en la capital hispalense hicieron que sólo se cubriera en un cuarto la plaza Maestrante. Al final lo más destacado en la parte artística lo realizó Martín Núñez con un toreo reposado y muy vistoso, inusual para un joven que torea poco, que nuevamente sorprendió por sus exquisitas formas y que puso de manifiesto que merece mejor trato.
Sus dos compañeros se vaciaron en disposición y ganas, ante novillos sin raza ni casta, de muy poco juego. Manseó de salida el primero de la calurosa tarde. Un astado sin fijeza, protestón y con las fuerzas justas que siempre miró para chiqueros en los tercios iniciales.
Martín Núñez lo lanceó con garbo y compostura, pero ya cantaba el rajado su condición de manso. Con este impropio material el sevillano demostró claridad de ideas y valor, además de una acusada personalidad, interpretando un toreo estético en varios compases de una faena en alza.
Aguantó parones debajo de la taleguilla sin inmutarse, dejó la muleta en la cara para tapar la huidiza salida del manso rematando con las tandas con los de pecho con un empaque bellísimo, todo con extremada suavidad y buen gusto. Demostró solvencia en todo su quehacer sacando agua de un pozo vacío al que refrendó un buen espadazo. Muy por encima de su oponente que no le brindó opción alguna.
El cuarto tampoco fue franco al coger el capote que presentó Núñez con alguna verónicas templadas de buen son, novillo de embestida dispar y corta. Éste de La Dehesilla estaba cogido con alfileres por las pocas fuerzas que lució, por lo que Martín lo dosificó en el piquero sin castigar.
Nueva demostración del sevillano de buen toreo, regado con un valor firme ante uno que tuvo nobleza pero que duró poco.
Luis Martín aprovechó las diez arrancás que dio el segundo de su lote para instrumentar un toreo clásico, estético y lleno de plasticidad. Su muleta derramó sentimiento en el toreo al natural, hondura y mucha profundidad. Exigió al oponente bajando mucho la mano con un toreo de compás abierto y muy lento, tan lento como un segundero.
Comenzó su notable actuación con un impávido pase de las flores y posterior toreo en redondo con la diestra. Lució una mente despejada al desorientar de terrenos al manejable y a partir de ahí la construcción de una seria y cuajada labor -que brindó al público- que de no errar con el descabello hubiera tocado pelo por los méritos contraídos.
Mal lote y buenas condiciones de sevillano. Cortés se topó con otro que tampoco colaboró en los dos primeros tercios, soso y de escaso poder.
Javier optó por dejarlo casi sin picar pero ni a un así llegó con recorrido a la muleta.
Brindó al respetable una faena que resultó insulsa por la nula raza del segundo de la tarde.
El madrileño se llevó un par de volteretas fuertes porque su antagonista se venía cruzado y él continuó en aptitud gallarda. Estuvo en novillero y le dieron otro porrazo fuerte al entrar a matar. También por encima.
El quinto, manifestó algo más de poder que sus hermanos en el saludo de lucido de Cortés. Lo demás fue una labor casi calcada a la anterior. Ganas, voluntad y algún que otro aislado pero sin continuidad por la falta colaboración del descastado que le tocó en suerte, sin embargo cuando acometía echaba la cara abajo.
El tercer aspirante también se estrelló con su utrero. Un novillo desclasado, bajo de raza que embestía a saltos cuando acometía, las otras tardo y muy parado. El joven francés estuvo porfión, queriendo pero sin poder sacar nada relevante salvo su demostración de voluntad. Por encima como sus compañeros.
En el sexto, Thomás se llevó la peor parte de un desrazado encierro de Pereda-La Dehesilla, al ser corneado durante su faena de muleta. Joubert comenzó por estatuarios, firme pero sin repercusión en el tendido por la nula colaboración del último. Antes, de salida, el astado se pegó una fuerte voltereta en el primer capotazo que mermó sus facultades, sin embargo tuvo cierto genio en la pañosa del novillero.
El joven se mostró paciente y dispuesto pero en un arreón se lo llevó por delante hiriéndolo en el suelo. Demasiado tributo para tan mal enemigo.

Parte médico de Thomas Jouber:
Herida inciso contusa en bolsa escrotal derecha con evisceración de testículo que penetra en bolsa testicular izquierda contundiendo el cordón espermático y el testículo del mismo lado. El sondaje uretral demuestra una orina clara y limpia, se exploran posibles trayectorias ascendentes sin encontrar ninguna. Tras la limpieza y sutura, colocando un drenaje en cada bolsa haciéndole profilaxis antibiótica.
Es traslado al hospital Sagrado Corazón de Sevilla. Pronóstico: Menos grave.

FICHA DE LA NOVILLADA DE SEVILLA
Sevilla. Domingo 4 de octubre. Novillada fuera de abono. Un cuarto plaza. Novillos de José Luis Pereda y uno de La Dehesilla (1º y 4º), bien presentados y de nulo juego. Descastados, mansos y desclasado. 5º manejable.
Martín Núñez, vuelta al ruedo, saludos y silencio en el que mató por Jouber.
Javier Cortés, saludos y silencio.
Thomas Jouber, silencio en el único que mató.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada