miércoles, 28 de abril de 2010

Palomo Linares y Marina Danko exponen juntos

Por Julia sáez-Angulo
Fotografía:(c)Dolores de Lara

Pintura y joyas respectivamente de Palomo Linares y Marina Danko son motivo de exposición en el precioso Museo Ulpiano Checa de Colmenar de Oreja. El torero y la diseñadora colombiana han querido poner en diálogo sus obras y en cierta “rivalidad” de cromatismo.

La pintura de Sebastián Palomo (Linares, Jaén, 1947), al óleo o en acrílicos, contempla el paisaje desde una abstracción colorista muy viva, al estilo del desaparecido Manuel Viola, aunque con el color más encendido. “Son los colores de la primavera en el campo”, alega el artista, que tiene su finca no lejos de Colmenar.

Las joyas de la diseñadora Marina Danko, antes modelo, son todas ellas piezas únicas realizadas en piedras nobles o semi-preciosas, sobre todo ágatas de distintos colores. También se podían ver en las seis vitrinas expuestas, esmeraldas en bruto acogidas en unos pendientes y sortija a juego. Sus precios oscilan entre ciento cincuenta y mil quinientos euros

El anillo de pedida de Palomo a Marina fue precisamente en su día, una preciosa esmeralda de Colombia. Hoy la pareja tiene tres hijos y su matrimonio aparece entre los más estables de las celebridades de hoy.

Palomo Linares, que ha situado sus cuadros en buenas colecciones y museos, dice que lleva cuarenta y dos años pintando por lo que sabe de qué va y se siente profesional sin desfallecimiento. Samuel Flores adquirió dos cuadros suyos el primer día de exposición. Los precios de los cuadros de Palomo oscilan entre mil quinientos y quince mil euros.

En el acto de inauguración estuvieron entre otros personajes, la alcaldesa del pueblo, Pilar Algabia, el director del citado museo, Ángel Benito; el empresario Samuel Flores; Olivia de Borbón, novia del torero Sebastián Palomo, hijo; Luz Elena Bermúdez; el torero colombiano El Puno;...

La alcaldesa de Colmenar de Oreja está satisfecha de haber podido sacar los coches de la bella plaza mayor del pueblo durante estos días de la fiesta del Cristo del Humilladero y confía en que después del montaje de la plaza taurina, quede de nuevo despejada la plaza para que, tanto los lugareños como los visitantes, puedan apreciarla en su belleza y proporciones. Sabe que hay que buscar un espacio alternativo para que puedan aparcar los coches y está en ello, en una futura operación de gran aparcamiento.

El director del Museo Ulpiano Checa, por su parte, acaricia la idea de obtener dos préstamos del Museo del Prado, para un plazo de cinco años, de dos pinturas: una del propio Checa y otra de Palmaroli, un retrato que este último hiciera en su día a Ventura Miera, un ciudadano de Colmenar de Oreja, que pagó los viajes a Roma de dos pintores jóvenes como Eduardo Rosales y el propio Palmaroli. Ventura Miera era a su vez pintor, aunque no alcanzara la celebridad de los anteriores.

Colmenar de Oreja es uno de los municipios más bellos e históricos de la región de Madrid y cuenta con un soberbia iglesia fortaleza y un espléndido convento de monjas que le dan un aire evocador del pasado, además de su celebre plaza porticada.

.

Pie de foto: Sebastian y Marina posando con la alcaldesa de la localidad y el director del Museo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada