lunes, 3 de enero de 2011

¿Feliz Año? / Por Pedro Javier Cáceres



¿Feliz Año?
Pedro Javier Cáceres

Lunes, 3 de Enero de 2011
Han sido fechas, estas navideñas, que a ciertas edades, son de sosiego y ausencia de premuras en las que, por una vez al año, el reloj es mero atrezzo. Tiempo, sin tiempo, para escrutar la actualidad de un año, con la perspectiva del pasado reciente, en los tópicos resúmenes que de esta hacen los diferentes medios de comunicación, principalmente televisión y prensa escrita. La radio vive con el día, por vacío que esté este de contenidos noticiables y sus recopilaciones suenan a cosas del día.
Noticias variopintas que han ido trufando o atufando el alumbramiento, crecimiento y óbito del 2010.

La situación política, económica y laboral en un bloque monolítico con análisis diversos.
A partir de ahí, los grandes éxitos deportivos, con toda justicia, son los que más tinta y minutos han consumido, solo empañados por los detestables asuntos de dopaje. Pero siempre, lógico, quedando estos en un plano informativo menor.
En la misma medida, primando más lo positivo que lo negativo, se han comportado los editores con los más diversos aspectos de la vida social y del espectáculo. Horas de gloria que enjugan minutos de miseria.
No así con la Fiesta taurina en la que todos, sin excepción, han destacada la prohibición de los toros en Cataluña como el hecho más relevante de 2010. Y cierto, es verdad. Pero el tratamiento puntual, en el mejor de los casos, desde la equidistancia, destila un sesgo de sectarismo por parte de los medios contra “el toreo”.

Y no deja de ser curioso que dentro de la tendenciosidad que propicia toda inercia haya sido TVE la más equilibrada en el trato de tal noticia y arroparla con imágenes de tardes triunfales en la Monumental y el comentario de alguna otra noticia relevante como la gravísima cogida de José Tomás y su repercusión. Poco más. El resto de medios, ni eso. Tampoco han reflejado que dicha prohibición está recurrida ante el Tribunal Constitucional por el PP.
Récords, puesto que el lenguaje deportivo ha copado dichos sumarios, como las 2.000 corridas de toros consumadas por Enrique Ponce y las 1.000 consumidas por El Fandi no han sido evaluados.
Hoy se celebraba con todo tipo de fastos que e futbolista Xavi alcanzara a Migueli en el máximo de partidos jugados con el Barca: 549.
O la “corrida histórica” de la Feria de Otoño donde Juan Mora volvía a lo “Raúl” a hacer un “hack trick”. El año histórico de Juli. Olor a cloroformo como el cornalón de Aparicio en Madrid, o hechos insólitos como el paseo en volandas por las calles de Barcelona una tarde Morante de la Puebla y otra Serafín Marín, al parecer no son dignas de ilustrar un prontuario.
Ni siquiera se ha recogido como noticiable, por inesperado, las reuniones de las figuras del toreo con los Ministros de Cultura e Interior con la resultante, sorprendente, lo que le convierte aún más en noticia de relieve, de intencionalidad política de un gobierno antitaurino de pasar los toros de Interior a Cultura.
Lo que la gente del toro ha definido como día o días históricos, ante tantas fechas histéricas, resulta que no es estimable mediaticamente para rellenar un sumario anual.

Por si fuera poco, se inicia 2011 con una baja en la parrilla de programación radiofónica, que no por anunciada hace 4 años, haya inmutado a nadie, ni entonces castrado en su origen por razones bastardas, ni ahora por razones de mezquindad, intrigas y nepotismos políticos y mediáticos, tan espurios, son los mismos, como entonces, que han hecho inviable una vuelta a los orígenes fundadores de un programa taurino de culto y autor, que retornara el espacio a sus cotas de primera referencia tras cuatro años de amateurismo e impostura.
Ni entonces ni ahora el sector taurino, conocedor de antemano de ambos situaciones, no ha movido más ficha que , como mucho, colocar a alguno de los suyos: la mujer, el sobrino, el adulador de turno, etc. Cualquiera menos un profesional independiente y solvente, hay muy pocos, que pudiera devolver el perfil de liderato que tuvo durante 20 años.
Cuatro años después del bajonazo infame, no ha hecho falta ni puntilla: muerte por agotamiento. Cuatro años después se repiten los personajes con la caracterización adecuada al paso del tiempo en incremento de odios, rencores y mediocridad.
Entre unos y otros, a la Cadena en cuestión, la han aburrido.
Un cadáver mediático más que sumar a la lista.

Como en su día se dejó al mítico Clarín, a desgracia de políticos, dando bandazos.
Como no echaron cuentas a la mejor difusión en televisión que durante casi un lustro, pautada y continuada, se ofrecía en Telecinco (97-2000) donde en los informativos de noche y tarde, los fines de semana, se cubrían todas las grandes ferias, con generosidad de tiempo, imágenes y comentarios, las grandes ferias. Y se reportajeaban los más diversos perfiles colaterales de otras ferias menores y el mundo adyacente de la tauromaquia y el toreo. Período en que, dicho equipo, se celebró un certamen serio, muy serio, de novilleros en Zaragoza, con transmisiones, sábados tarde y domingos mañana, en que en buena lid se empezaron descubrir nuevos valores: José Tomás fue segundo.

También en estos días me ha invadido la nostalgia, por ser uno de los responsables de aquel despliegue, cuando con envidia he presenciado los partidos de futbol alevin internacional del torneo de Arona del que han emergido varios del los ahora campeones del mundo. Tal invento (bendito) comenzó en el 96, la iniciativa de Telecinco fue un año antes.
A Telecinco y a su vicepresidente, entonces, ganadero de bravo, por más señas, Santiago Muñoz Machado, igualmente los aburrieron. Nadie del mundo del toro hizo nada entonces por remediarlo. Más ni se acuerda de aquello, o no quiere. Menos intentar una reposición, por que los pocos profesionales capaces de igualar aquello, quizá los mismos, no son de su cuerda ni le caen simpáticos a la Mesa del Toro que es el organismo en el que han abdicado su futuro todo el sector.
O simplemente que esta gente “del toro” (incluyan todos, profesionales, asociaciones de abonados, veterinarios, presidentes, parlamentarios) no quiere difusión ni profesionales válidos por independientes y cualificados.

Solo quieren propaganda, colocar amiguetes y las transmisiones en directo por la pasta de los derechos de imagen.

¿Feliz año? Cada uno que se busque la vida.

Blog Del toro al infinito

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada