lunes, 4 de abril de 2011

Eugenio López Berrón expone su pintura en el Palacio de los Serrano de Ávila

PinturaBerrón/ Por Julia Sáez Angulo 
Eugenio López Berrón
Palacio de los Serrano
Ávila.
Marzo-Abril-Mayo 2011

L.M.A.

El pintor Eugenio López Berrón (Gotarrendura. Ávila, 1941) ha inaugurado una amplia exposición de su obra pictórica en el Palacio de los Serrano de Ávila. Cuarenta obras que dan cuenta de su pintura al óleo, entra las que sobresalen los paisajes de ciudad y las marinas. La muestra permanecerá abierta hasta el mes de mayo

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, especializado como profesor de Dibujo y grabador, muy pronto dejó la docencia para dedicarse por completo a la pintura, a la que se ha consagrado por entero.

La actual exposición en el Palacio de los Serrano viene a ser casi una antológica de su obra, en la que recogen todos sus géneros principalmente con obra de los últimos años. Algunos de los cuadros pertenecen al Museo López Berrón en Gotarrendura, donde el artista cuenta con un gran espacio monográfico sobre su obra, junto a la colección propia de otros colegas en el arte, así como los fondos etnográficos de la comarca abulense de la Moraña, que fue coleccionando con tesón.

La pintura de López Berrón se caracteriza por la finura y delicadeza de su dibujo y su trazo. Tiene algo de silencio esta obra en la que nada chirría, quizás por ello el autor prefiera los días grises, de niebla, lluvia o nieve, como si ello sintonizara mejor con su paleta de platas y azules, así como con su espíritu calmo de recogimiento.

Además de las citados paisajes urbanos y las marinas, en la exposición pueden verse paisajes abiertos a la naturaleza, algunos de ellos de su querida comarca de La Moraña, cálida y rubia en verano, solitaria y mística en otoño e invierno. No ha dejado de interpretar a su pueblo teresiano, en el cuadro “Puerta de la Moraña” o “Gotarrendura, Campanas”, donde algunos estudiosos, como Efrén de la Madre de Dios, sitúan el nacimiento de la Reformadora del Carmelo, a falta de mejor prueba documental.

“Palomas para Santa Teresa” es otro cuadro singular en la línea mística –casi una estampa devocional- en homenaje quizás al celebre Palomar de Gotarrendura, perteneciente a la familia de los Cepeda y Ahumada, donde pasaba los veranos y de donde se les proveía de alimentos hortofrutícolas y palomas para el sustento en Ávila.

Curioso el “Interior con dos sillas” (100 x 81 cm.), cuadro en el que el pintor hace un estudio muy cuidado de la luz que entra por el ventanal y refulge en el espacio interior de evocación castellana con dos sillas de madera y un bargueño. El cuadro pertenece al museo citado anteriormente.

“Los abuelos” es otro cuadro muy particular donde el pintor muestra la figura humana en dos soberbios retratos de personas rústicas, mayores, junto a una tapia de pueblo y ante un caldero humeante. Una pintura de género que da cuenta de otro aspecto de la obra de Berrón, sin duda menos explotada que el paisaje y la marina.

Lo mismo sucede con el único cuadro titulado “Flores”, magnífico pretexto siempre para manejar el color y en este caso demostrar que el artista también ha cultivado aunque menos el género de flores y floreros.

Eugenio López Berrón, cultivador por excelencia del paisaje, ha plasmado además de Ávila y Madrid, localidades como San Sebastián, Vizcaya Gijón y otros puntos de Asturias y la cornisa cantábrica, Cataluña, Aragón, Murcia, Segovia y otros puntos castellanos, Francia, Polonia, Checoslovaquia... algunos de los cuales figuran en la exposición del Palacio de los Serrano.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada