miércoles, 27 de abril de 2011

UZBEKISTAN, BRILLANTE NOCHE DE ARTE Y CULTURA

   Gulnara Karimova y Antonio BrufauPor Julia Sáez Angulo 
La pasada semana se celebró en Madrid, en el Palacete de los Duques de Pastrana, la Noche de la Cultura Uzbeca, con Samarcanda, “una estrella en la Ruta de la Seda” como leit motiv de la misma.

La brillante velada, organizada por la Fundación “The Forum of Culture and Art of Uzbekistán” y la Embajada de la República de Uzbekistán en España, fue presentada por su embajadora, la Excma. Sra. Gulnara Karimova, y contó con la asistencia de  Antonio Brufau,  presidente de Repsol, empresa colaboradora del evento, así como de representantes de Indra, Iberdrola y Abengoa. Ágatha Ruiz de la Prada y Olivia de Borbón fueron algunas de las invitadas que añadieron color a la recepción.

Una exposición de fotografías de la mítica ciudad medieval de Samarcanda y de valiosos ropajes y telas, herencia de esta rica época -que ha convertido a la seda uzbeca en un referente actual del arte textil de Asia Central- así como la presentación del libro "Obras maestras de la arquitectura y memoria epigráfica de Samarcanda”-, joya que recoge las diferentes inscripciones epigráficas grabadas en las paredes de los monumentos arquitectónicos más importantes de la zona oriental de esta ciudad, acercaron a los invitados a la milenaria cultura de Uzbekistán.

La embajadora, Gulnara Karimova, dio la bienvenida a los asistentes y habló de la riqueza de las obras expuestas en los bellos salones del palacio, recordando que las relaciones entre España y Uzbekistán se establecieron en 1404 cuando el diplomático y viajero español Ruy González de Clavijo encabezó la misión del rey de Castilla, Enrique III, de establecer relaciones con el entonces gobernador  Samarcanda, Amir Timur, conocido como Tamerlán. Dicha experiencia la recogió en su libro “Embajada a Tamerlán”, indispensable de la literatura medieval  castellana.

Clavijo se maravilló con los refinados diseños de la caligrafía árabe que afortunadamente se han preservado hasta nuestros días, y cuyos epígrafes, gracias a los eruditos uzbecos, han podido ser traducidos y recogidos en este álbum libro piloto “Obras maestras de la arquitectura y memoria epigráfica de Samarcanda”.
Al igual que entonces le sucediera a Ruy de Clavijo, la  Noche de la Cultura Uzbeka  cautivó a sus invitados, quienes, además de deleitarse con la actuación de “Sato” una de las agrupaciones musicales más conocidas de Uzbekistán, tuvieron ocasión de degustar los platos tradicionales de la rica cocina uzbeka.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada