lunes, 21 de noviembre de 2011

MARIANO CASADO SE FUE A LOS CIELOS

Repro:© Dolores de Lara -Mariano Casado 

Por ANTONIO D. OLANO / Fotografías: © DOLORES DE LARA y archivo

©Dolores de Lara

Todavía encuentro consuelo en los versos de poetas grandes; pero la torrentera del dolor se lleva los míos. Se nos fue, tras titánica lucha con una muerte presentida, Mariano Casado. Quisiera escribir su currículum, pero prefiero una sola palabra que lo define: amigo.

Para “después” el fárrago de cargas y cargos que llenan las necrológicas. Verbigracia, empresario ejemplar salido de la nada al todo, conquistador de aquello por lo que todavía quería conquistar, padre ejemplar, marido amante y constante de Nati, que todavía se empecina para ser pintora. Padre de unos hijos que para si, quisieran todos los padres. Abuelo de unos nietos que yo quiero -¿De acuerdo, Carmen?- Mariano Casado fue garajista, vendedor de coches, traficante en fincas, pregonero de ilusiones y penas con esas maquinitas mágicas que a veces te arruinan.

Taurino, muy taurino y perteneciente a esa raza especial que somos los amigos de los toreros. Escribo de Julio Aparicio y digo su hermano, y mi hermano digo. Hacedor de milagros y de días de arte y gloria. Me dijo: “He aquí el Mesías”. Y, desde entonces él y yo seguimos y quisimos a Julito Aparicio al que vimos nacer como hombre y luego torero. Al torero al que mejor hemos visto torear, los que le seguíamos tarde tras tarde en todas las plazas.  Julito,no es que desapareciese, es que administra el Arte, Arte del que él sería dueño y señor si se empeñase.

Miguel Flores y Mariano, olor a tauromaquia y gasolina, fueron los primeros mentores del hijo de Julio y de Maleni, después de Carmen Amaya, la mujer más genial que pisó “tablaos” flamencos. Julio, padre, castellano de Castilla sentía en Sevillano. Y quiso que su hijo naciese en Sevilla.

Mariano Casado, siempre a su vera, era la sombra iluminada de Julito. No se si un día nacerá, si es que nace, una capacidad de amistad semejante. Ni una admiración como la suya por lo que entusiasmo merecía.

Mariano era uno de los aficionados taurinos más queridos y conocidos en las plazas españolas. Deberían dedicarle, al comenzar la temporada, un minuto, mil minutos de respeto. Ya, a su sombra iluminada.

Vivía en Colmenar Viejo, su residencia, que era la tierra que amaba. Por amor y también, por qué no decirlo, porque uno es más si sabe que lo admiran. Fue empresario de “la tercera”, hoy un coso y pedernal impresionante, en el que un toro partió el corazón, el corazón más grande que llevaba el mejor de los toreros..Si, “El Yiyo” con el que se me fue quien más quería y todavía quiero.

Y, ahora, entre mi colección y fidelidad a los recuerdos, está Mariano Casado Abad mi compañero en el ir y venir por las calles de la Prospe, nuestra aldea global de los madriles.

Lo recogía en su oficina que un dia su hijo Mariano llenó de canarios y periquitos y, más tarde, de Leyes porque devino en la más eficaz y tenaz defensa de los caballeros, guardias civiles y otros militares: Soldados rasos, oficiales...

Nuestras fidelidades, incluida a los colores rojiblancos del “Atleti”, eran parejas.

Esperaba, ilusionado el nuevo amanecer de la España a la que amaba. España estaba, y seguirá estando, allí en donde se encontrase o se encuentre su pensamiento.

Mientras José Emilio, su asesor fiscal que a me me auxiliaba y me llevaba en su coche a despedir a Mariano, recordé el verso de un Supremo poeta - ©Dolores de Lara

- José Utrera Molina

Que pregunta a Dios:

¿Dime, Señor, en que lugar habita

Eso que aquí llamamos el recuerdo,

Que nos viene de pronto, y, bien recuerdo,

Como punzada y la sangre agita?.

¿Por qué el presente a veces se detiene,

Y vuelve el tiempo atrás como un suspiro?

¿Por qué se desvanece si lo miro,

O clavado en el alma se mantiene?

¿ Descansará en un pliego de la mente?

¿En un rincón oscuro de la frente?

¿O Solo en el corazón depositado?

Quien sabe si es el grito de la vida,

O un silencio que cruza la avenida,

De aquello que no ha muerto, al otro lado.

autor José Utrera Molina

-------------------------------------

HAS SIDO UNA PERSONA ESPECIAL, MARIANO

De vez en cuando, casi siempre, nos reuníamos ante una mesa, con o sin mantel, A ser posible en mesones de pitanza contundente, verbigracia el “Mesón” de Colmenar, colofón de las charlas radiofónicas taurinas de los amediodías de los jueves, de las que Mariano era líder carismático. O en la Prospe, cafelito en “Vait”, o exquisiteces gastronómicas en “La gloria”, O el marisco de “Criado”, santo y seña de nuestro barrio. Hablábamos poco de lo divino y mucho de lo humano. Teníamos pendiente un cocido maragato en Castrillo de los Polvazares, en plena maragatería, su tierra favorita y cuna de mi progenitor don Balbino Domínguez.

Paseando lentamente, por el desarme de mi pertinaz cojera, me acompañaba hasta la puerta de nuestro común dentista, de la Hoz, y nos contábamos nuestras cosas.

Tu hija Nines, ante tu cuerpo ya ausente de la vida, me pide: “Dile a mi padre esas cosas que le decías y que le gustaban tanto”. seguro que te escucha.

Joder, tío, no quería llorar y lloro. Mariano, dixit Benavente. “Es tan grande lo que me está pasando que parce que no me pasa nada”

Me despido y le digo al ya habitante de la nada:

-¡Que cabronada, Mariano! Esto no se le hace a los amigos informadoigos…Que pena, tio…

Nines, una de las hijas de Mariano Casado, me tuvo día a día informado de la evolución de la enfermedad, mortal de necesidad, de su padre, fue la que me anunció la tremenda injusticia de su muerte.

Mariano, hijo, presentía la catástrofe, irremediable, la noche de mi última visita a la clínica.

Hoy me facilita documentos gráficos de parte de la vida de un hombre venido de la renuncia y el sufrimiento que nos dio lecciones de vida. Sembrador de amistad y de esperanzas. Se nos fue de pronto. Nos dejó su semilla, lo que nunca muere. D.E.P

CARTA DE SU NIETO ALEJANDRO AL INFINITO

Uno de sus nietos, criatura que debe ser elegidos entre los llamados. Alejandro Raposo Casado, dirige una emotiva carta a su abuelo. Carta con destino a los espacios infinitos.

A Mariano Casado: Abuelo, esposo, padre, tío, hermano y amigo

Abuelo:

Has sido una persona especial, no solo por tu genio que te ha caracterizado, sino por tu bonanza. Bondad hacia los demás. Siempre un buen amigo, presente en lo bueno y en lo malo, un buen padre de familia. Siempre diste tu amor y todo lo que tenías a tus hijos. Un buen abuelo que nos enseñaste a vivir trabajando

Has sido la mejor persona que hemos conocido, la que más has dado y la que más ha luchado. Nadie ha merecido como tu la paz del cielo. Tus actos buenos y puros enmiendan cualquier pecado cometido.

Este día en que nos dejas, es un momento de tristeza, aunque tu luz no deja el mundo ni se apaga. Recuerdo tu alegría, porque pocos privilegiados han vivido tan plenamente y tan llenos de amor, se que nos seguirás amando. Te has ido al cielo de todos los que en él creemos. Aun así, estoy triste y derramo lágrimas de tristeza. Pero siento alegría, pues siempre caminarás a nuestro lado.

No te has ido, se que cuidarás de todos nosotros y vivirás permanentemente en el recuerdo de los que te queremos.

Nuestras lágrimas son de tristeza porque no te veremos, pero sonreiremos siempre porque se que estás a nuestro lado.

Abuelo, se que te has ido, que no podré volver a abrazarte a pedirte consejo ni a decirte, te quiero. Siento un vacio dentro de mi. Aparecen en mi recuerdo, todos los buenos momentos que me diste. La fe que siempre depositaste en mi. Se que estás a mi lado, que me guías, que me quieres. Recuerdo todo lo que me has enseñado: a vivir, a luchar, a ser una buena persona, y a conseguir todas mis metas.

Te doy las gracias porque creías en mi y no te defraudaré. Lucharé como me enseñaste y seguiré siendo la buena persona que tú querías que fuera. Seguiré tu ejemplo.

Siempre te querré con todo mi corazón.

Alejandro Raposo Casado

ALGUNAS DE LAS FOTOGRAFÍAS DEL ALBUM DE MARIANO, CORTESÍA DE LA FAMILIA

archivo

       archivo

Mariano, con Julio Aparicio, padre

Mariano casado, con Julito Aparicio

fotografía muy emotiva, Mariano con Carmen

Queremos añadir la trayectoria profesional del hijo mayor de Mariano casado

SECRETARIO GENERAL DE LA ASOCIACIÓN UNIFICADA DE MILITARES ESPAÑOLES, AUME, LA MÁS REPRESENTATIVA DEL ASOCIACIONISMO MILITAR PROFESIONAL.  

ABOGADO GENERAL DE LA ASOCIACIÓN UNIFICADA DE GUARDIAS CIVILES, AUGC, LA MAYOR ORGANIZACIÓN PROFESIONAL POLICIAL DE ESPAÑA, MÁS DE 32.000 AFILIADOS.-

PRESIDENTE DE FEAPS MADRID, ORGANIACIÓN QUE AGLUTINA A 100 ENTIDADES EN FAVOR DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL DE MADRID.-

PRESIDENTE DE LOS EMPRESARIOS DE COLMENAR VIEJO.-

Y SOBRE TODO, MENCIONAR, QUE, MARIANO CASADO, PADRE, ERA DESTACADO MILITANTE DEL” PP”

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada