domingo, 18 de diciembre de 2011

Marisol García, Impresionante Libro de Una Mujer Valiente

Por ANTONIO D.OLANO

©Dolores de Lara

Ponerse el mundo por montera. Eso es lo que hizo el prepotente “mangantario” de un club endeudado de cuyo nombre no quiero acordarme.

Esta es la historia de un apasionante libro, “David contra Goliat” (El calvario de Marisol García…)

Yo tuve el honor de ser su prologuista y los ilustradores son Gallego y Rey. Imagen (54)

Alguien me pregunta que si a mi, a Maria Dolores Pradera, a Irene Villa –víctima de otro tipo de terrorismo- a Tamara Rojo, primera bailarina del Royal Ballet de Londres y Premio Principe de Asturias 2005, no nos da miedo apostar tan fuerte ante ese señor sobrenatural que le llamo But… le respondo en el nombre de la mártir Marisol:

Los “mafiosos” con millones

Que nos toquen los “bemoles”

¿Un regalo navideño?.No lo duden, el libro de Marisol, No es la novela, sino la cruda realidad del sufrimiento de una luchadora. Los documentos de su calvario merecen la pena de ser conocidos. Lo que le ha sucedido es digno de una novela policiaca en la que no ganan los buenos. Marisol no tuvo en cuenta unos versos populares que así rezan:

Vinieron los sarracenos

Y nos molieron a palos

Que Dios ayuda a los malos

Cuando son más que los buenos.

------------

Yo titulé mi prólogo de este libro, así:

“Buenos días, sonrisa.”

Y en él, entre otras cosas escribo:

“Con una sonrisa en sus labios y una lágrima en sus ojos”

BUENOS DIAS, SONRISA

Marisol García

Asi, la definió la vida, como escribió Walter Scott, muchos años antes de que Marisol García viniese al mundo, para alegrar la vida a los que somos sus amigos, nos encontramos con su mejor don, su sonrisa, que más tarde sería "un modo de llorar con bondad", que es la frase de Gabriela Mistral que sirve para todos los seres buenos

La Saga descrió los cortinajes de la severa, sólida literatura francesa con un título: "Buenos días, tristeza. Discurrían los días, el existencialismo sublimado por Jean Paul Sartre y cantado en las catacumba de Montarse, por la voz y copla de Juliette Greco. La tristura era el tintero en el que empalidecían su pluma las geniales mujeres y hombres de aquel tiempo.

En la España irredenta unos amigos -Novás, Antonio Saura, Cabezalí, Monter, Borobó, Yusi Martínez Campos, Maya, la hija bien amada de Picasso, el pintor surrealista Arias Franc Miguel Herrero Vinuesa, pintor y director de cine y sobre todo amigo, Mercedes Queipo de Llano, amateur y amante, sobrina del general de iguales apellidos, que dio órdenes obedecidas para salvar a García Lorca, Antonio Saura, Boobó, Cocha Castroviejo, Los Goñi y los Alvite, Borobó y el podet Sancho, que te recitaba unos versos a cambio de una peseta. Y la rapsoda Gabriela Ortega, sobrina de los gloriosos "Gallos" que declamaba a Benítez Carrasco como nadie y con la que rendíamos homenaje diario a los personajes a pie de su estatua.

Todos acudíamos a las Cuevas de Sésamo, a imagen y semejanza de las parisinas. Formábamos "El mester de juglaría" y de existencialistas solo había las frases que adornaban las pareces. Representábamos la sonrisa y la risa, estimulaba más que los cubas libres.

Ninguno de nuestros escritores hubiese escrito a imagen y semejanza de la Sagán. Nuestro libro, con versos de José Antonio Novaís, tendría que llamarse "Buenos días, sonrisa, dedicado a Solín que por aquellas épocas  apenas si se dejaba ver, salvo en el halda de su madre-.

Sonrisas y lágrimas que no hay un ser que no las haya gozado y sufrido sucesivamente. Detrás de, ese gesto, actitud, rictus con el que siempre nos obsequia, va el prólogo que le puso el proverbio húngaro: "quien embellece a sonrisa es un ser bondadoso, quien la desfigura es un malvado". Detrás de ella, vuelvo a la cita con el verso de Amado Nervo, se esconde la sonrisa de Dios.

Cada mujer tiene su sonrisa propia y la se Solín vino con ella al mundo, perfumada por las esencias que fueron el negocio primero y principal de su madre, en Madrid y en el año de gracia de 1950, que ella define como "la época prodigiosa" que aparece a partir de 1960 y que se hace canción con notas de felicidad que le otorga el tiempo.

Su despertar fueron los negocios de la moda suavizada en precios por el "pret a porter". Mas, su vocación, era la de la amistad en la que no caben los egoísmos. No se encontró con piedras que torciesen ni sus tacones ni sus tobillos. Solín se dijo a si misma nadie goza con mi sonrisa ni con las ganas de seguir luchando.".No tuvo en cuenta el que, solamente en cuentos bíblicos o tontunas semejantes, solo David pude vencer a Goliat. Siempre Caín hiere de muerte a Abel.

No es cuestión, ni necesidad, ni disgusto o gozo, de que en un prólogo, el tapón de la botella de las encías, yo repita lo que, páginas adelante, van a leer si me hacen la merced de coger este libro entre sus manos y ante sus ojos- La lectura de lo que de verdad importa no provocó ese insomnio placentero, que no precisa de fármacos porque no queremos conciliar el sueño. Solamente me cumple decir que su lectura será de un tirón, apasionante, sin más prisas que la meditación ni más pausas de las que exija el tiempo que si, marca las horas.

La historia, enredada como un argumento policiaco de los grandes maestros de género, se va exponiendo, literaria y documentalmente, a medida que nos adentramos en estas páginas redactadas por Manuel Galiana. Al que le contó, siempre con su sonrisa para la que no encuentro par, Solin. Siempre documentos, que por ser de marchamo leguleyo no son menos apasionantes, ilustraciones imprescindibles en este relato.

Tienen entre sus manos y ante sus ojos la historia de atropello, injusticias. Soy respetuoso con las "bienaventuranzas", resignación impuesta para hacernos corderos, sobre todo en la reza que serán bienaventurados los que sufren persecución de la Justicia porque serán compensados por el cielo.

Bien está que entre nosotros habiten seres tocados por la santidad. Pero estás mal que, abusando de su paciencia, los convirtamos en mártires. Dijo un escritor, uno de esos seres sabios que todo lo piensan y después lo escriben, que "los santos para el cielo y los altares". ¿Y los mártires crucificados sin más causa que la prepotencia, el abuso de los corruptos?. El martirologio está reservado a los mansos, a los condenados de ante manos, no olvidamos la condición, en la vida no hay ataque.

Hace tiempo que yo no creo en la justicia que no es justa.(Asi escrita, con minúscula) ¿Debo añadir que en la justicia Humana?. Tampoco creo en la divina, porque también allí dicen que están vendados los ojos de esa señora fondona de la balanza. ¿Figuran entre los bienaventurados los terroristas que no temen a la venganza que no tiene castigo? ¿Tienen un puesto de honor la corruptos, los malos gobernantes, los fraudulentos del ladrillo, los miles de asesores y "liberados" que rodean a los ministriles.

Solín creía en la justicia.

Dedica toda su obra escrita a su madre, a su señora madre, que desde niña le inculcó una frase que así reza: "Hija, en la vida, no ataques, solo defiéndete". Y que razón llevaba.

(Muy señora mía y de mi mayor consideración y respeto:

 Pido que no le te escandalice este decir popular: "Vinieron los sarracenos y nos molieron a palos, que Dios ayuda a los malos cuando son más que los buenos")

Y, por ser fiel a una mansa frase tópica, aquí tienen ustedes a Solín, condenada por confiada, por la Justica que sigue enfajada en leyes obsoletas. Yo debí decirle a Solín lo que afirman los componentes de esa banda madri… que, desde Lorenzo hasta Floren.., pasado por Calde…. Todos ellos, incluido este Don Florero. Gobiernan con dinero ajeno. Pero los tiestos cuentan con floripondios, al poder visten sus corazones de blanco, pero no blanco pureza..

Dicen los bobos del tópicazo que "la mejor defensa es el ataque". Y Marisol, víctima de un masajista "muy palido" quiso defenderse. Creo que ya es tarde para contraatacar a los del Floripondio.(Curioso: ese "ser superior" que le llamó "pájaro· (calificativo válido para los saqueadores de muertos, no para un deportista) fue perfumero, como su amado pájaro (celebérrimo por exhibir su monstruoso "mandao" durante un partidazo) y como su víctima Solín. ¡Joder con el futbolista de la sonrisa bobalicona y su santo preferido, Don Florito!

El perfume, en los campos en los que se cultivan las lavandas y otras especies, huele a mierda. El perfume, sobre todo las de Rabanne y Loewe, me entusiasman. Y me hacen olvidar que el perfume fue antes un "cheiro" desagradable. y que pudo sembrar el pánico que hoy quiere borrar la sonrisa de Marisol.

Espero que este libro, que nació con vocación de que se haga una justicia que, al parecer, no hace justicia en ningún código, Justicia con mayúscula, a Marisol García Alonso. Que saldrá triunfante, con la flor natural en premio, de los sucios juegos florales. San sin son, Caldereta el de los chanchullos y Floripondio, el tendero de la ca… de Fuencarral, candiles de tres tristes velas, que, expuestas a las tempestades, el evento puede apagar.

Solín, leí tu libro. Te felicito a ti y a tu pariente amanuense. Yo siempre he creído en ti, amiga de tantos hermanos y hermanos míos. Contigo y con ellos viví esa década prodigiosa a la que te refieres.

Deseo que quienes lo lean sacien, como solamente saben hacerlo en los hogares generosos de nuestros pueblos de justicia. No desesperes, mantén tu sonrisa, que de sonrisas estamos quedándonos huérfanos.

No olvides que a los españoles siempre nos quedará Fuente ovejuna.Y, naturalmente, tu sonrisa. A la que Antonio Mingote llama "sonrisa bonita". Y de la que dice el maestro José María Carrascal que haces sonreír . Hazme el favor de no perder la sonrisa. El arco iris de las corbatas de Carrascal, lucirán mejor. Como España. como hay jueces que creen en la Justicia, tu y yo y nuestros semejantes debemos creer en ella. Que Dios y ellos repartan no suerte, sino Justicia, justicia de la verdad de la buena.

Según Solín le han querido quitar todo. la dejaron para siempre, sin su bien más preciado el don de la salud. Procura tu, y procuraremos tus amigos, que nadie  borre de tu rostro la sonrisa.

Antonio D. Olano lo escribió en agosto del año de gracia de 2011. Hoy vísperas del nuevo año 2012, es enviado a La Montera.net para nuevamente ser publicado y no quede en el olvido.

Que Dios reparta suerte, para todas aquellas personas que han sido calumniadas tristemente sin tener culpa alguna y tan solo por proteger intereses creados ha linchado al más desprotegido.

Que en este nuevo año “ 2012” haya luz celestial en muchos ojos que sin ser ciegos les inunda la ceguera más cruel. Dios reparta suerte, y, que todo aquel que haya sido ofendido sin tener que serlo, se le devuelva el “Honor perdido”.

Por todo ello, damos gracias, al Sumo Hacedor que todo lo puede.

¡Gracias!

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada