martes, 31 de mayo de 2011

LOS TOROS DE SAMUEL FLORES SE CARGAN LA TARDE

©Dolores de Lara Cesar Jiménez

Por JUAN  MIGUEL NUÑEZ ( EFE) / FOTOGRAFÍAS:©DOLORES DE LARA

Madrid, 29 may (EFE).- La mansedumbre de los toros de Samuel Flores frustraron cualquier posibilidad de triunfo para los toreros, hoy en Las Ventas, en la corrida correspondiente a la feria de San Isidro.

CIERVOS Y BUEYES

No era corrida propia para Madrid, y menos en San Isidro, para defraudar a tanta gente que durante la semana no puede ir a la plaza y reserva sus ilusiones para el domingo.

Y no es de recibo, que asegurado el lleno, se ofrezcan carteles como éste, de dos toreros "legionarios", los más veteranos, y un tercero cuya carrera no termina de levantar vuelo a pesar de lo bien que ha apuntado en ocasiones.

Pero lo peor, la clave del fracasado festejo, fueron los toros. ¿No sabía el ganadero lo que había criado y seleccionado para la ocasión? Toros como ciervos por las exageradas arboladuras que lucían, y como bueyes por su total mansedumbre.

No cabía otra alternativa en el tendido que el aburrimiento, previa desesperación de los toreros en el ruedo. Lo malo es que todavía hubo quien quiso pedir cuentas a la terna. Desde luego que todos los intentos fueron imposibles. Así que esta vez se impone el silencio de respeto.

Padilla decía seguramente adiós a Madrid después de haber anunciado que está en temporada de despedida. No va ser grato el recuerdo de esta tarde, y en verdad se merecía otra cosa, por su impecable "hoja de servicios" en la profesión. Un torero que se ha movido entre la vistosidad, el valor y el poderío, y cuya conducta ha sido de una absoluta seriedad, tenía que haber tenido una oportunidad más clara para una ocasión como ésta.

Con el manso y huido primero, el llamado "Ciclón de Jerez" se las vio duras para intentar sujetarlo. Fue imposible meterle mano por ningún lado. Y con el cuarto, que andaba a la defensiva, midiendo y repartiendo gañafones a diestro y siniestro, al menos no se arrugó. Estuvo ahí, que ya es bastante. Banderilleó en solitario al cuarto, y a dúo con Ferrera el primero, en ambos con mucha suficiencia.

©Dolores de Lara Padilla

Ferrera se estrelló también con su primero, muy manso y distraído, que tenía un molesto cabeceo, con la cara siempre por las nubes, pero con el que intentó lo imposible. Y no tuvo tanta confianza frente al quinto bis, toro rebrincado y muy corto de embestida. Con las banderillas en este último estuvo de clamor, con quiebros y recortes muy ajustados. Mas sólo fue eso.

©Dolores de Lara Ferrera

Jiménez tampoco resolvió nada, a pesar de que a sus manos fue a parar el único toro que parecía que se iba a dejar, el tercero. Toro justito de fuerzas, algo más noble, pero sin llegar a "romper". Hubo una tanda a derechas, limpia, ligada y con cierto poso. Pero en la siguiente, la interrupción de un inoportuno desarme lo desbarató todo. Ya no fue capaz de remontar, entre otras cosas porque por naturales el toro iba de uno en uno y sin humillar.

 ©Dolores de Lara ©Dolores de Lara

©Dolores de Lara Cesar Jiménez

El sexto, como toda la corrida, pegó arreones de manso en el caballo, apenas se paró en los capotes y llegó a la muleta mirando por encima del estaquillador y con poquísimo recorrido. Una papeleta que Jiménez solventó con oficio, pero sin llegar a ninguna parte. EFE

©Dolores de Lara Un grupo de solaneros con el subdirector de La Montera, Juan de Lara

FICHA DEL FESTEJO.-

Cinco toros de Samuel Flores, el tercero -el único que "se dejó" algo- con el hierro de Manuela Agustina López Flores, deficientemente presentados, pues aunque abundaron las cornamentas grandes, ninguno tuvo remate en lo que a trapío se refiere, unos por escurridos, otros simplemente por destartalados, y mansos hasta comportarse como bueyes. El quinto fue un sobrero de "Los Chospes", sustituto de uno de Manuela Agustina, bastote e igualmente deslucido.

Juan José Padilla: bajonazo (leves pitos); y pinchazo y casi entera (silencio).
Antonio Ferrera: dos pinchazos y bajonazo con vómito (silencio); y dos pinchazos, media y descabello (silencio tras aviso).
César Jiménez: pinchazo y media (división de opiniones a favor, con más palmas que pitos); y pinchazo hondo y dos descabellos (silencio).

En las cuadrillas, en un tono en general bajo, destacó la brega Francisco Javier Rodríguez en el cuarto.

La plaza tuvo lleno de "no hay billetes" en tarde despejada y con rachas de viento que a ratos se notaron en el ruedo.

ENTRE EL RESPETABLE PUDIMOS DIVISAR…

©Dolores de Lara ©Dolores de Lara

©Dolores de Lara ©Dolores de Lara ©Dolores de Lara

LO INSÓLITO COTIDIANO: LAS DOS BOINAS DE BAHAMONTES

©Dolores de Lara

La famosa escalera del  “Currito”

Por ANTONIO D. OLANO / Reportaje gráfico:© DOLORES DE LARA

©Dolores de LaraSe cumplen cincuenta y dos años del “tour de Francia” ganado por Federico Martin Bahamontes que, además, se entretuvo coronándose “rey de la montaña” en seis ocasiones. Posiblemente no haya existido en el mundo un ciclista que le iguale, no solo en triunfos sino en originalidad. Tanto es así que los “amigos de la boina” se la imponen por segunda vez, cosa verdaderamente insólita. Desde que se fundó el club sin normas institucionales, no se repitió la coronación del mismo personaje.

A la manera de que en Estados Unidos existen generales de una dos y tres estrellas, los boineros comandados por el ingenioso hidalgo Don Alfredo Amestoy que, juvenilmente, continúa buscándole los tres pies al gato. Aunque los boineros no tiene directiva si tienen dirección. Y les gusta el `perfume de mujer. Debido a ello, desde hace tiempo, solamente se permite la presencia de una mujer a la que, previamente a la ceremonia de investir boineros a los nuevos co-chapeleros. En la penúltima de las ceremonias la princesa altiva fue una mujer- mujer, presentadora- Alfredo Amestoypresentadora que, sin establecer competencia con sus colegas femeninas, el número uno de nuestras televisiones. Por competencia, por belleza y por altura física e intelectual. Su nombre: Anne Igartiburu. Se hizo esperar, cosa permitida a las damas; pero no fue “culpable”. La Casa de Campo es un laberinto, de Creta; pro sin clásicos y siempre se pierde quien entra en ella.

Los comensales, como el cielo, supimos esperar. Bien en el centro Bahamontes, hecho un jovenzano. Tan ágil, de musculatura e inteligencia, como nunca. Bahamontes más que un ser humano, que lo es y en alta dimensión, es un milagro de la Naturaleza. Es el +único deportista que después de retirado mantiene su “sen·”, incluida una popularidad en cuarto creciente. Federico, que en realidad se llama Alejandro, es un “gentlemand” que en Castilla debe traducirse a caballerazo­. Con respecto a él debemos recordar a Borges, también poeta como el campesonísimo: Solo hay una cosa que no hay, que es el olvido”.

Es imposible hacer relación completa de los asistentes. Presidiendo José María Alvárez del Manzano un Alcalde que ha dejado huella imborrable en los madriles. Hablaba de todo, sobre todo de Toros, con Bahamontes. Los dos se vistieron de corto en festivales. El múnicipe quería ser torero: “Soy sevillano y desconozco que tenía “pellizco” Pero me fui a la Universidad”. Al águila quisieron contratarle para una serie de festivales, como lamentaron con Carrasco, Nieto, Fred Galiana.

©Dolores de Lara

Alfredo Amestoy, José Mª Álvarez del Manzano, Anne Igartiburu, Federico Bahamontes y Antonio D. Olano

Alfonso Arteseros, que quisiera ser la rana a la que una princesa acuesta a su lado, es un bonachón. Y, como debe pensar que los boineros estamos en edad `re-añchimer. Nos recuerda que vuelve a presentar su libro “España en mi memoria”. Luis Cepeda, “chapeau” para el numero uno de los periodistas gastronómicos habla de sus experiencias de reportero con el inmortal Bahamontes. Federico el grande amo y muñidor de Torres Bermejas en donde late el flamenco y se cuecen los garbanzos de plata como el que, próximamente, se ofrecerá Ruiz Gallardón. La impositora imponente es Laura Valenzuela, como Marcial, ,la más grande.

©Dolores de Lara

Anne y Bahamontes con un gesto muy picarón después de haberles sido impuestas las simbólicas boinas

Presentes Angel Manuel García, relojero y cancerbero de un Madrid del que parece el dueño, nos pone en hora. Siempre sabio y bigotudo, el maestro enrique de Aguinaga, y con hechuras de Bohemio, con barba más larga que su estatura, Luis Prados de la Plaza.

No podía faltar un Águila (Carlos Jiménez del Águila), ni el eterno anfitrión de “Txozo Zar” Carlos Perera, nacido para patriarca y bondadoso sermonero. Allí Rafael Jiménez, el pasado Alcalde.

El joven octogenario Bahamontes es el primero en inaugurar esta carrera boinistica. Desde hace un par de años las comidas de los socios, sin necesidad de carnet, han cambiado mucho. Sabido es que solamente, y a la manera de los chocos vascos son admitidos los hombres (la ministra del Ramo está a punto de exigir que no se discrimine a las hombras). Sin embargo Amestoy que es un cachondo, elige la dama que le viene en gana, y los apetitos del presidente siempre anuncian hambrina. De modo que soslaya la costumbre y pone boina blanca sobre la cabeza, bellas cabezas, de la madrina del boinocantano.

©Dolores de Lara

Los ponedores de la boina: Anne y el presidente de la misma, Alfredo Amestoy

Bahamontes, que de primer nombre tiene el de Alejandro, siempre ha sido fiel a Fermina. La fidelidad no significa que se cierren los ojos ante las beldades que Dios puso sobre la tierra.

La sede social de “Los de la Boina” está sita en la Casa de Campo madrileña y tiene como nombre “Currito” que un día nos vino desde Santurce a Callao trayendo consigo sardinas frescues, sin necesidad de lucir la pantorrilla. Supo ganarse el cariño de madrileños y de más turistas que llenan sus comedores.

Currito se nos fue brindando con Xacoli; pero su alegre espíritu habitó entre nosotros.

Muchos oradores para exaltar las conocidas virtudes de Don Federico, de la Mancha. O, si ustedes lo prefieren, el genio y pionero del ciclismo, que junto a Miguel Utrillo y yo coreaba un pícaro cuplé:

“La bicicleta,
la muy coqueta,
tiene una cosa
que se llama sillín,
¡el muy pillín,
el muy pillín!”

Las reuniones de los caballeros cubiertos suelen ser pantagruélicas y generosas en ingenio, verborrea, etc.

Don Federico. El “águila de Toledo”, ya tiene dos boinas.

Como se dice en las “sevillanas”, “niño ¿vamos a por la tercera!”.

O a por la primera Ama juna fecha: el 18 de julio. Día en el que ganó su primera carrera. Y otro 18 de julio, hace 52 años, lo admiró en mundo viéndole, nuevo Napoleón; pero de Toledo, reinar ante el Arco de Triunfo, hace 52 años, tras ganar el Tour. Entonces no se confundían con los himnos. Del español, que allí se escuchó, ©Dolores de Laratenia melodía y versos, Es decir, era y debería seguirá siendo el español. Las estrofas son de José María Pemán. El ritmo, españolísimo. Nuestro hoy dividido país era entonces  un mundo con melodía.

Federico, que brindó su triunfo mundial al Caballero de la Triste Figura, nos hizo peregrinar en bicicleta para rendir homenaje al personaje cervantino. El semejaba a Don Quijano. Su fiel amigo, Miguel Utrillo, era su Sancho.

Os hubiese encantado topar con la Dulcinea soñada, sin duda Anne. Pero ella, que fue también ciclista, tenía que esperar varios, muchos años para traer su luz a nuestro universo.

©Dolores de Lara

El pórtico del Currito cubierto de boinas negras

--- OTROS MOMENTOS DEL ACTO ---

©Dolores de Lara ©Dolores de Lara ©Dolores de Lara

¡ Cha – cha – cha !

©Dolores de Lara

©Dolores de Lara ©Dolores de Lara ©Dolores de Lara

©Dolores de Lara ©Dolores de Lara ©Dolores de Lara

©Dolores de Lara ©Dolores de Lara  

 Bahamontes, Dolores de Lara y Anne ©Dolores de Lara

©Dolores de Lara

TODOS QUISIMOS POSAR CON FEDE Y ANNE

lunes, 30 de mayo de 2011

El pintor ecuatoriano Oswaldo Viteri recibió la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica

El pintor en su estudio de Quito ante su autorretrato

El pintor en su estudio de Quito ante su autorretrato
Madrid, 30 de Mayo de 2011.-

El genio de la pintura, orgullo ecuatoriano, Oswaldo Viteri ha sido notificado por el embajador de España en Ecuador, Federido Torres Muro, del otorgamiento por el gobierno español del galardón de la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica.

En virtud de lo establecido en el último reglamento fue aprobado por Real Decreto en 1998, su función actual es "premiar aquellos comportamientos extraordinarios de carácter civil, realizados por personas españolas y extranjeras, que redunden en beneficio de la Nación o que contribuyan, de modo relevante, a favorecer las relaciones de amistad y cooperación de la Nación Española con el resto de la Comunidad Internacional."

La Orden de Isabel la Católica es una condecoración de España, instituida por el rey Fernando VII el 14 de marzo de 1815, con el nombre de Real y Americana Orden de Isabel la Católica, con el fin de «premiar la lealtad acrisolada a España y los méritos de ciudadanos españoles y extranjeros en bien de la Nación y muy especialmente en aquellos servicios excepcionales prestados en favor de la prosperidad de los territorios americanos y ultramarinos».

La orden fue reorganizada en 1847. Mediante un Real Decreto de 26 de julio de 1847 la orden tomó el nombre de Real Orden Isabel la Católica.

En la actualidad depende del Ministerio de Asuntos Exteriores de España. El gran maestre de la Orden es el rey de España. El gran canciller de la Orden es el ministro de Asuntos Exteriores. Todos los títulos de las condecoraciones de la Orden deben llevar las firmas de ambos.

Desde este blogspot de "Del toro al infinito" expresamos nuestra enorme satisfacción por el acierto de la concesión de tan preciado galardón a un amigo leal como Oswaldo Viteri, un ambateño amante de España y de su tauromaquia que enarbola su estandarte ecuatoriano como símbolo de hispanidad.

Oswaldo Viteri ha tenido la gentileza de enviarnos su bella carta de agradecimiento dirigida al Embajador de España en Ecuador, y que en exclusiva primicia damos a conocer a continuación:

Señor. Embajador de España en el Ecuador Don Federico Torres Muro
Señora. Isabel Guerrero de Torres Muro
Señores. Embajadores

Señoras, Señores, familiares, queridos amigos todos:

Semanas atrás, recibí de parte de Don Federico Torres Muro, Embajador de España en el Ecuador una carta en la que se me comunicaba que me había sido otorgada la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica por parte de su Majestad el Rey de España, Don Juan Carlos de Borbón. Debo decir que la recibí con gran sorpresa, pues no tenía ninguna injerencia en esa gestión que, más bien, gracias a la propuesta de la Embajada de España en nuestro país, se había podido concretar. Desde aquel momento, y sin saber del todo en qué consistía ese gran honor, acogí con alegría, con orgullo y con humildad también, esta distinción, la que agradezco en primer lugar a su Majestad el Rey y luego a usted distinguido Señor Embajador.

Esta distinción, que tiene el carácter de Encomienda y deviene tan simbólica para mí y para mi familia, no hace sino comprometerme a continuar con mi labor de llevar a la cultura y, en ella, al arte de nuestro país en particular, al reconocimiento de que en su extraordinario sincretismo ha aportado y lo sigue haciendo a un mayor entendimiento y experiencia de nuestra realidad y nuestra propia historia. En este camino, nos encontramos muchos hispanoamericanos quienes desde las letras o desde la plástica hemos y seguimos buscando, por medio de nuestro propio lenguaje, acortar las distancias entre unos y otros.

Más allá de hilvanar un rico tejido de realidades y experiencias, unas comunes y otras particulares, e insertarlas en un escenario global, a quienes se nos ha encomendado la cultura como propósito de vida, procuramos dar forma y sentido a una manera singular de comprender y por tanto de simbolizar nuestra existencia. Los conceptos de cultura son muchos y muy diversos, pero la poesía, la música, la pintura, si sirven para algo, son para despertar nuestros sentidos, emociones, sentimientos y nuestra conciencia. El arte y la ciencia en este sentido se parecen, buscan a través de lo sensible mostrarnos lo invisible. Quiénes más que Leonardo Da Vinci y Alberto Einstein para corroborarlo; o Cervantes y García Lorca y Rubén Darío, Pablo Neruda, Julio Cortázar o Cesar Vallejo.

En este camino extraordinario de la “Raza Cósmica”, que llamaba el mexicano Vasconcelos, quisiera destacar a aquellos personajes que llegaron a estas tierras en el siglo XVI y que con esa fe casi religiosa que el arte o la ciencia demandan, dieron forma a las primeras obras producto del sincretismo entre América y España. Diego de Robles, por ejemplo, pisó suelo quiteño para enseñar a indios y a mestizos la imaginería, y de sus manos destacan la Virgen del Quinche y la Virgen del Cisne de Loja, que, curiosamente, son hasta hoy día aquellas que más devoción guardan.

Del siglo XVIII no podemos dejar de mencionar al genial imaginero Caspicara, autor de célebres obras como su “Cristo redentor”, sustraído lamentablemente del Museo de Arte Colonial. Santos, vírgenes y cristos salieron de sus manos para el culto y devoción, pero también se convirtieron en referentes estéticos hasta nuestros días. Junto a él tenemos a Bernardo de Legarda autor de la famosa “Virgen alada de Quito” cuya principal imagen reposa en el altar mayor de la iglesia de San Francisco de estilo herreriano por lo que fue llamada el “Escorial de los Andes”, otro ejemplo, desde la arquitectura, que muestra la amalgama que se ha dado entre nuestros pueblos. Estas obras, entre muchas otras, sin duda revelan más allá de parentesco, de la herencia o del aprendizaje, que en Quito se produjo un entorno propicio y fecundo para que el arte y la arquitectura venidas de España prosperaran hasta convertirse en la renombrada Escuela quiteña. Y en ello, más allá de cualquier imposición, he visto siempre mis propios antecedentes, es decir a los cimientos de esta cultura mestiza, que sin duda se gestó con furia, con rabia y rebeldía, con la desmesura de las conquistas, pero también con amor y arrebato, con pasión y con esperanza por estas nuevas tierras. También en ellas, así como en el arte precolombino, he encontrado la libertad de crear por amor a la creación y de allí mi interés persistente por reunir estos mundos aparentemente diversos en una colección que es parte de mi vida.

El Centro Histórico de Quito es fiel testimonio del maridaje entre España y América. Abundan desde siglos atrás leyendas curiosas como la de Cantuña, artista quiteño y su pacto con el diablo para terminar el atrio de San Francisco; e historias verídicas, como la de Don Lorenzo de Cepeda y Ahumada, hermano de Santa Teresa de Ávila, quien vivió efectivamente en Quito y enviaba dinero y joyas a la santa para que continúe su misión en España. Yo les propongo otra historia:

“Se dice que entre el Ecuador y España hay un “puente”, la vía láctea, por donde transitan de ida y de vuelta, desde el siglo XVI, poetas, pintores, toreros, duendecillos y gitanos; también Salasacas, Otavalos, Saraguros, y gente común y corriente. En medio de esta vía aparece un sol de oro y una bellísima luna de plata, que en los tiempos de nuestros mayores indígenas, utilizaban sólo las bellas doncellas para mirarse, aunque también lo hacían en el agua pura y cristalina de ríos y lagunas. Pero una joven salasaca, Doña Marlene Mazaquiza, logró con sus encantos arrebatarle a la vía láctea por unos cuantos días la bella luna de plata y llevársela a las mujeres españolas para que también se miraran en ella. A su regreso, Doña Marlene, en medio de la noche repuso la luna arrebatada y la hizo casar con el sol, engendro de las arras de oro de las minas de Zaruma, de manera que quedaron unidos para siempre. En ellos se reflejan hasta hoy día los destellos de su creación entre estas dos orillas del universo. Pero también dice la “leyenda” que pasaban seis meses en Quito y seis en el mismo Madrid. A los dos les gustaban mucho los toros y no se perdían las ferias del Jesús del Gran Poder y la de San Isidro, pero lo que más apetecían eran las corridas de pueblo en cuyas plazas cuadradas se juntaban el toro, el caballero, los perros, el poncho y el sombrero”.

Esta “historia mítica”, como se ve, me lleva desde la creación poética irremediablemente a mi pasión por la fiesta de los toros y con ella a ese claro-oscuro de Goya, que reflejó con claridad absoluta lo más profundo del pueblo español. Ese monstruo del arte universal abordó magistralmente esta dramática y profunda fiesta popular que, por otro lado, es hoy tan controvertida. Ella es parte de la herencia española que llegó y se clavó profundamente con ese misterio, con todo ese duende, esa desmesura, de la que son capaces América y España, fundiéndose con nuestro sol vertical en la mitad del mundo para iluminar las plazas cuadradas y redondas de ciudades y pueblos.

Los toros no son solamente el oropel, como muchos piensan, sino sustancialmente son el blanco y el negro, el sol y la sombra, lo serio, lo profundo, eso que tiene parentesco con el cante jondo que surge de las entrañas profundas de la tierra. Se manifiesta en el andar silencioso del torero que se aproxima a la noche oscura de la muerte, para mirarla de frente, para azuzarla también entre las astas y el pelaje negro del toro de lidia. De hielos y de soles esta hecho su corazón de silencio. Aquí, en el páramo andino, he sido testigo a media noche de ver fosforescentes osamentas iluminadas por las nieves perpetuas. De hielos y de soles está hecho su corazón de silencio, el de ese bello y poderoso animal, el toro de lidia.

Goya, Picasso, Carnicero, maestros grandes de la tauromaquia. En América, Botero, con su afición cargada de humor paisa y sabia ironía dedicada al torero, a la maja y al picador. En lo que a mí respecta, sólo me he enfrentado con el negro. Pincel en mano, hasta cuando mi pulso sea capaz de sostenerlo, hasta cuando el aire me permita hacerlo, porque cuando “pinto, toreo”.

Gracias a la generosidad de mis queridos amigos Isabel y Federico he podido hacer uso de mi libertad para contarles, a propósito de este evento, unas cuantas historias, fábulas y verdades. Hablo finalmente de la libertad, porque la libertad es absolutamente necesaria en la vida y en el arte. Un arte sin libertad no es arte y la vida sin libertad no es vida, se agostan y se mueren.

Por ello y por todo lo anteriormente dicho, agradezco una vez más al señor Embajador Don Federico Torres Muro y por su intermedio a su Majestad el Rey de España, Don Juan Carlos de Borbón, por haberme concedido tan importante Encomienda, la cual me compromete a estrechar aún más, a través de mi creación artística, los lazos de amistad entre Ecuador y España.

A mi esposa Marta compañera inseparable, todo mi amor hasta la muerte, pase lo que pase. A mis hijas Ileana, Carmen, María Isabel, Ana María, a mi yerno Daniel quien es un hijo más, a mis nietos, David, Juan Manuel, Camilo y Ana, a todos ellos quienes me han acompañado en los días más difíciles como en los más felices, tanto en los triunfos como en las derrotas, igualmente todo mi amor.

A mis amigos aquí presentes gracias por acompañarme. A Isabel y Federico, no sólo embajadores sino amigos, mi profundo agradecimiento por este homenaje y por habernos acogido con tanto cariño en su residencia de Guápulo, en la ciudad de Quito y en la Mitad del Mundo.

Isabel, Federico, Señoras, Señores, familiares, amigos, les reitero una vez más mi agradecimiento por su presencia.

Oswaldo Viteri
Quito, Mayo 26, 2011

Autorretrato de Oswaldo Viteri

Autorretrato de Oswaldo Viteri
========================
Blog deltoro al infinito

domingo, 29 de mayo de 2011

S.A.R. LA INFANTA DOÑA ELENA VISITA LA CASETA DEL PERIODISTA Y ESCRITOR FERMÍN J. URBIOLA

clip_image001©Dolores de Lara 

La Infanta Elena escucha atenta lo que le explica Urbiola referente al libro de la Reina Fabiola

INAUGURACIÓN DE LA FERIA DEL LIBRO DE MADRID 2011

Madrid, 27 de mayo de 2011

S.A.R. la Infanta Doña Elena visitó esta mañana la caseta 213, donde está ubicada la librería Neblí, en la que el periodista y escritor Fermín J. Urbiola firmaba ejemplares de su último libro, Nacida para reina, una biografía sobre la reina Fabiola de Bélgica publicada en el 50 aniversario de su boda con el rey Balduino.

La 70ª edición de la Feria del Libro de Madrid fue inaugurada esta mañana por Doña Elena de Borbón y permanecerá en El Retiro hasta el domingo 12 de junio. Durante su tradicional recorrido, que hizo acompañada por altos cargos del mundo del libro y bajo un cielo madrileño nublado que amenazaba tormenta, Doña Elena se detuvo en la librería Nebli, donde Fermín J. Urbiola firmaba ejemplares de su segundo libro, la biografía de la reina Fabiola de Bélgica, Nacida para reina.

Doña Elena saludó a los libreros de Nebli y charló afectuosamente con Fermín J. Urbiola sobre el libro. La Infanta se sintió gratamente sorprendida al conocer que el libro es la primera biografía de la reina Fabiola escrita por un español y se interesó por su publicación en otros países, a lo que el autor le respondió que antes de que termine este año será publicado en Bélgica en dos idiomas. La editorial que ha comprado los derechos para su publicación el francés ha sido Éditions Mols, y la editorial que lo publicará en el idioma flamenco se llama Houtekiet.

La Infanta estuvo mirando con atención muchas de las fotografías que componen el libro y advirtió que alguna de ellas son inéditas, como la que aparecen los reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, junto a los reyes belgas, Balduino y Fabiola tomando un café de manera informal, así como documentos privados y una partitura escrita de puño y letra de la reina Fabiola que leyó con atención la Infanta.

El autor le regaló y dedicó tres ejemplares a la Infanta, uno para ella y dos para sus hijos, Felipe y Victoria. La Infanta agradeció el regalo al autor y comentó que espera inculcar el amor por la lectura a sus hijos.

TENDIDO CERO TVE: I ENCUENTRO IBEROAMERICANO DEL CÍRCULO BIENVENIDA

Javier Hurtado Este programa taurino de TVE ofrece un reportaje del I Encuentro Iberoamericano del Círculo Bienvenida celebrado recientemente en Madrid, realizado por el prestigioso periodista Javier Hurtado.

Para ver el reportaje,

PINCHE AQUÍ

EL DOSIER DE JUAN DE LARA, 1ª ENTREGA: MILLÁN SALCEDO – 24/08/2008

Entrevista publicada en el Diario Lanza el 24 de Agosto de 2008. Millán Salcedo, integrante del ya mítico “Martes y Trece”, se encontraba inmerso en la gira de su obra humorística y teatral “Yo me subí a un piano verde” en aquel verano. Saber los detalles de su gira fue la excusa perfecta para acabar conociendo un poco mejor a este humorista manchego.
 
MILLÁN SALCEDO
“Decidí ser artista el día que colgué la plancha”
 
©Dolores de LaraFotografías: ©Dolores de Lara
Juan de Lara Nació en Brazatortas (C. Real), pero a la tierna edad de dos años se fue con sus padres a vivir a Puertollano. Tras la muerte de su padre, fue ingresado en un internado de curas salesianos donde descubrió que su verdadera vocación era la interpretación. A los dieciséis años se traslado con su madre a Madrid y comenzó a trabajar planchando en una fábrica de confección, pero él quería ser artista, ser actor, así que colgó la plancha y persiguió su sueño… sueño que alcanzó.
 
Este podría ser un breve resumen de la vida de Millán Salcedo, el artista y humorista manchego integrante del ya desaparecido dúo (en un principio, trío) humorístico “Martes y Trece”.
 
Actualmente, Millán se encuentra de gira con su obra humorística y teatral “Yo me subí a un piano verde”, y recientemente ha pasado por la ciudad de Zaragoza, que se encuentra en pleno apogeo con su “expo”.
 
Cuéntenos, ¿de qué va su espectáculo humorístico y teatral “Yo me subí a un piano verde”?
Es una especie de entretenimiento, un enorme juego de palabras donde yo soy el ludópata mayor y donde vendo todo tipo de historias. Es una especie de gran miscelánea en la que hago de todo, incluso ahuyento y espanto fantasmas del pasado y hago una enorme catarsis de mi mismo. Hago homenajes desde mis padres hasta “Tip y Coll” y finalizo haciendo un pequeño homenaje a “Martes y Trece” con una canción que yo mismo he titulado “Te lo juro por la Encanna”. O sea, que hago un grupo de cosas y, por supuesto, trato temas de actualidad… Pero, sobre todo, defiendo los trabajos manuales e invito a que la gente llene su tiempo haciendo manualidades, porque yo todavía, a mis 53 años, las mejores cosas me las sigo haciendo a mano, está claro.
 
<< A pesar del tiempo que llevo en el mundo del espectáculo, todavía me sigue gustando ir rodando maletas, ir de hotel en hotel, como el titiritero >>
 
Pero este espectáculo que usted ha montado, ¿es un monólogo?
Hay un armazón, una estructura, un pilar, una base. Pero no es un monólogo al uso. Hay un diseño de escenografía, de luces, hay proyecciones audiovisuales, y luego tengo un pianista, un enorme pianista que me acompaña, que se llama César Belda. Y además, todo este lío de improperios que he escrito, que he imaginado, está dirigido por Paco Mir y Joan Gracia del ‘Tricicle’. O sea que aquí hay, incluso, una dirección. Porque cualquier espectáculo que se precie ha de estar bajo la influencia de una dirección, sino se convierte en una pelota a la deriva. Ellos han canalizado muy bien mis paridas, mi modo de hablar, mi modo de interpretar, aunque siempre hay un margen a la improvisación y eso hace rico el espectáculo.
 
Y… ¿por qué el piano tenía que ser verde?
Porque de algún modo tenía que titularse el espectáculo. Entonces me gustó este juego de palabras. Yo quería hacer un homenaje al mundo del piano-bar, porque a mi me encantan los piano-bar. ¡Qué pena que estén desapareciendo! Mucha gente los confunde con los karaokes, y  ©Dolores de Larano tienen nada que ver. Piano-bar es aquel sitio elegante donde te sabes las canciones, donde tienes cierto conocimiento y cantas más o menos bien; y un karaoke es el sitio donde te coges un pedo de dos mil gigas y vas a desbarrar. En un piano-bar no se desbarra, se disfruta cantando. Esa es la pequeña diferencia.
 
¿Por dónde se va a mover con la gira?
Voy a ir por muchos sitios. Digamos que le he puesto ruedas al piano verde y me voy empujándolo como quien arrastra un carrito de helados. ¡¡Hay bombón helado, oiga!! (risas) Pues por ahí voy con mi piano verde... Ahora, tras haber pasado por Zaragoza, me toca ir a Cartagena, luego al Puerto de Santa María… A la vieja usanza, como siempre. Porque yo, a pesar del tiempo que llevo en el mundo del espectáculo, todavía me sigue gustando ir rodando maletas, ir de hotel en hotel, como el titiritero. Me encanta, conoces gente nueva, es una experiencia.
 
Por sus palabras, se ve que usted disfruta con su trabajo…
Sí, este trabajo es una maravilla porque, a parte de que lo elegí en su momento, encima vivo de ello y me gusta. Creo que soy un privilegiado.
 
Pero, ¿cómo descubrió que lo suyo era esto del humor y la interpretación?
Lo descubrí desde pequeñín. Verá, yo estuve en un internado de curas salesianos en Ciudad Real. En mi obra hablo también de todo esto en un momento determinado y toco la fibra sensible de las personas. A la edad de seis años, mi padre falleció y me metieron en un internado. Inmediatamente allí surgió esto, lo que hoy es mi profesión. Aquellos curas tenían un coro y gustaban de hacer veladas, obras de teatro… Y, como yo tenía voz blanca y cantaba bien, me metieron en el coro, incluso de solista. Por eso, no es que yo lo descubriera, es que me lo descubrieron los curas, y les estoy muy agradecido por ello.
 
<< No tengo ordenador ni teléfono móvil y,
por no tener, no tengo ni coche >>
 
¿En qué momento supo que se dedicaría el resto de su vida a la interpretación?
Fue el día que decidí colgar la plancha. Me explico. Yo estaba trabajando planchando mangas en una fábrica de confección filial de El Corte Inglés cuando tenía dieciséis años. Me colocaron allí cuando salí del internado. Y aquello no era vida, era un horror, porque a mí lo que me gustaba era actuar. Entonces, me enteré que se hacían pruebas para entrar en la escuela de Arte Dramático y un día dejé colgada la plancha, me despedí sin esperar, sin dar días ni nada, tal cual lo decidí. Me fui a matricular y dejé colgada la plancha. Y, desde aquel día, decidí que quería ser actor, artista o como se diga. Y encima conté con el apoyo de mi madre. A mí madre le encantó la idea porque ya me había visto actuar de chiquitillo y le gustaba.
 
Millán, usted que es humorista, ¿cree que hay algo más importante que una sonrisa?
Pues depende del momento de cada uno, depende del estado anímico. De repente una sonrisa que puede sonar muy poco, puede ser impresionantemente bonita o bella, o definitiva. También depende de quién te sonría, quién te la dedique. La sonrisa de un niño es una maravilla; sin embargo, la sonrisa de algún político que otro, y no digo nombres, te puede helar la sangre en las venas.
 
¿Es difícil hacer reír sin reírse de uno mismo?
Sí, eso es básico, es primordial. Primero te ríes de ti mismo, cosa que no es fácil, y luego lo transmites a los demás. Yo es que soy del tiempo de los humoristas que nos reíamos con todo. Hoy me da la sensación de que la gente más bien “se ríe de”. Ahora mismo se ríen de alguien a quién llaman “friki”, que son gente que incluso tienen, algunos, hasta ciertas discapacidades. No te puedes reír de la discapacidad de una persona y llamarle “friki”. Eso me parece fatal.
 
<< Lo importante es echar un polvete de vez en cuando, que eso es lo rico, y usar preservativo >>
 
¿Y sin reírse uno mismo?
De hecho, es totalmente lícito hacerlo y muchas veces me entra la risa. Cuando estaba con Josema Yuste (en referencia a “Martes y Trece”), infinidad de veces nos daba la risa y eso se veía, y el público lo agradece, porque piensan: “¡Mira esos dos qué bien se lo están ©Dolores de Lara pasando!”. Y yo hay veces que en mi nueva obra digo una parida, porque también hay un cierto margen a la improvisación, y eso mantiene vivo el espectáculo. A veces ocurren cosas… Por ejemplo, el otro día en Zaragoza, había una mosca ‘jodía’ que me estaba persiguiendo todo el rato, y al final hice el show con la mosca, parecía que formaba parte del espectáculo.
 
¿En algún momento de su vida ha pensado ‘¡Tierra trágame!’?
Pues no, porque siempre que tengo alguna adversidad, se acciona un mecanismo dentro de mí que me hace más fuerte, más potente, más poderoso y que se agarra a los mandos de la cuadriga desbocada y la llevo a buen puerto. De verdad que sí, me he visto a veces en situaciones difíciles: que se ha ido la luz en plena actuación, o el sonido… Y ahí he resurgido y he sacado una fuerza y una entereza que ni yo mismo sabía, porque creo que estoy en mi hábitat, sobre todo el teatro, porque subirme a un escenario es lo que me gusta.
 
¿Usted es en realidad tan simpático como parece?
Depende de los estados anímicos. Como toda persona, los estados anímicos están para eso. Un día estás triste, otro día estás cansado. Y no sólo los estados anímicos, también influyen factores de tu entorno. Entonces, si en esos momentos te viene alguien y te dice que le cuentes un chiste, pues no estás para eso. ¡Y algunos te llaman borde! Pero mi intención siempre es positiva, yo siempre tengo una actitud positiva con la gente que se me acerca.
 
¿Cómo se encuentra Millán Salcedo en el panorama sentimental? ¿Tiene pareja?
Sí, bueno, tengo cositas, como todos, lo que pasa que eso es algo que me pertenece a mí. A estas alturas del siglo XXI da un poco lo mismo. Lo importante es echar un polvete de vez en cuando, que eso es lo rico, y usar preservativo, a pesar de que la Iglesia lo prohiba, que me parece un disparate.
 
Entonces, ¿usted está en contra de la prohibición del preservativo por parte de la Iglesia?
Sí. ¡Cómo se puede prohibir el preservativo! Te preserva de enfermedades, incluso te puede salvar la vida. Estoy absolutamente en contra de su prohibición. Me parece algo muy hipócrita, porque luego lo usamos todos, hablemos en cristiano. Hay gente que dice que no, que son católicos, y luego utilizan el preservativo. ¡Fíjate cómo están en África! La Iglesia debería reformarse. Tampoco digo que vayan a trasgredir ni que vayan a inventar, pero por lo menos deben ir con los tiempos que corren.
 
<< La sonrisa de un niño es una maravilla; sin embargo, la sonrisa de algún político que otro te puede helar la sangre en las venas >>
 
¿Cree en el matrimonio?
Nunca he creído en eso, porque si tú estás bien con una persona, no tienes por qué ponerte un sello o tener un diploma o un papel que lo diga. Estás bien con esa persona y punto. Yo creo que la convivencia se carga un poquito todo, a todos los niveles, no sólo a nivel de matrimonio sino también de pareja. En mi opinión, es mucho mejor convivir cada uno en su casa y Dios en la de todos, como dice el refrán. No soy partidario del matrimonio pero lo respecto infinitamente, como también respeto y estoy a favor de las parejas de hecho y las parejas homosexuales, me parece muy bien. ¿Y por qué no van a poder adoptar niños? Claro que sí, con todos sus derechos y todas sus obligaciones.
 
¿Idear un scketch humorístico tan absurdo a la par que cómico como los que veíamos con “Martes y 13” es fruto de inspiración, improvisación, estrujarse la cabeza…?
Hombre, de todo un poco. Porque aquí hay muchas horas de codo, de estudiar, de flexo por la noche, muchos folios en blanco que llenar, y siempre hay una estructura, aunque también hay lugar para la improvisación.
 
<< Aunque lo respeto, no soy partidario del matrimonio porque, si tú estás bien con una persona, no tienes por qué ponerte un sello o tener un diploma o un papel que lo diga >>
 
¿Cree que se ha adaptado bien al siglo XXI? ¿Qué tal se lleva con las nuevas tecnologías?
Soy una persona que me declaro ciertamente en contra de la sociedad de consumo. Y además, con sumo gusto. No tengo ordenador ni teléfono móvil. Yo creo que soy de los pocos que no tiene móvil y, por no tener, no tengo ni coche, o sea que ¡fíjate! Quizás lo hago como protesta por el uso indiscriminado que se hace de estos aparatos.
 
¿Se imagina cuando deje el mundo de la interpretación? ¿Se ve retirándose o morirá con las botas puestas?
Yo moriré arriba, con las botas esas… o descalzo, ¡da igual! Arriba, sí, sí, siempre. Me sigue gustando esto de ir de gira y de hotel en hotel… De momento no me planteo dejarlo. Además, esta profesión es una maravilla, porque hay papeles para gente mayor. Siempre hay algo que hacer. Hay un ejemplo que ponemos todos los artistas, que es el de Don Cicuta Valentín Tornos, que le llegó la fama cuando era setentón. Por eso, ya te digo que aquí nunca se sabe, la liebre puede saltar en cualquier momento. Lo que pasa es que hay que estar preparado y, sobre todo, saber que esto te gusta y disfrutar. Si sigues disfrutando en el escenario significa que tienes pilas y yo, desde luego, las tengo.
 
¿Qué opina de la famosa frase ‘¿Por qué no te callas?’ que espetó el Rey al presidente de Venezuela Hugo Chávez durante la XVII Cumbre Iberoamericana celebrada en Chile?
Pues me parece que fue espontáneo, me parece muy bien. También podría haberse equivocado y, con esa misma espontaneidad, podría haber dicho algo terrible. Sin embargo, me parece muy bien, me parece que al señor Chávez había que decirle que se callara.
 
Fotografías realizadas en el Hotel Mirasierra Suites de Madrid en la gala de los Premios Naranja Limón 2008