viernes, 13 de abril de 2012

LA RESURRECCIÓN DE PADILLA

©Dolores de Lara Por Dolores de Lara / Fotografía:©Dolores de Lara

Dolores de Lara

Estas palabras de Juan José Padilla, fueron expresadas con el corazón, son el ejemplo de un hombre con arraigadas convicciones espirituales.

Las palabras del torero, son expresadas con tanto sentimiento, que nos transporta a un pasado casi olvidado, su voz nos envuelve y emociona como si de un ser de otro mundo se tratara.

PADILLA DESNUDA SU ALMA

Juan José Padilla:

  Tengo que reconocer que el ejemplo sois vosotros. El ejemplo ha sido la sociedad. El ejemplo han sido los doctores, la ciencia; la medicina ha sido el ejemplo que me ha ayudado a estar aquí con vosotros. El agradecimiento a Dios porque soy una persona de fe y cristiana. Por darme la oportunidad de estar aquí, y poder luchar y poder conseguir mis nuevos retos, mis ilusiones, y estar de nuevo en contacto con mi profesión que es lo que me llena, por ser lo que amo. Y porque en definitiva es lo que mi familia me transmitió y quiere. No estoy obligado a dejar mi profesión por la pérdida de un ojo. Para nada. Ni estoy obligado a enterrarme. Estoy obligado a luchar y a disfrutar.

Decía yo en una de mis frases cuando salía del hospital: Que el sufrimiento es parte de la gloria, maravillosa gloria que Dios me da para estar hoy aquí con todos vosotros. Maravillosa gloria de estar en Torres Bermejas. En esta casa con tanto arte, con tanto duende, en donde han pasado grandísimos artistas. Y hoy tenemos aquí un gran elenco de ellos. ¡Qué gloria más grande le debo a Dios! ¿Cómo no voy a vestirme de torero de nuevo para vosotros? ¿Y cómo no voy a luchar? De verdad estoy muy agradecido al jurado, este premio se que tiene mucho prestigio. Muchísimas gracias, os llevo en el corazón, y os llevaré siempre.

Quiero ahora que se ha ido mi amigo y hermano Adolfo Suárez dedicarle este premio a él. Porque él es la persona que ha estado y que está, y estará. Confió mucho en él. Es una persona muy importante en mi vida y lo hago público. Se lo dedico a él, a Adolfo Suárez Illana.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada