martes, 17 de abril de 2012

María Teresa de Borbón, hermana y “gorriona” alegre de Alfonso XIII

©Dolores de Lara

Macarena d´Ocón y Águeda Castellano. Al fondo un cuadro de Juan Pablo II

Por Julia Sáez-Angulo / Fotografía:©Dolores de Lara

Julia Sáez Angulo

La investigadora Águeda Castellano, dama de la Corte de Honor de la Almudena, ha pronunciado una conferencia sobre “María Teresa de Borbón, una vida a los pies de la Virgen”, publicado por la citada Corte, que hoy preside Macarena d´Ocón. El acto, muy concurrido, tuvo lugar en el aula Juan Pablo II de la iglesia de la Concepción en Madrid.

La conferenciante, que ha investigado en los archivos de Palacio Real, destacó la personalidad alegre de la Infanta española, María Teresa de Borbón y Habsburgo-Lorena (Madrid, 1882 – 1912), que vivió con un singular protocolo entre su hermana doña Mercedes, princesa de Asturias, y su hermano, Alfonso XIII rey de España. Curiosamente ella misma fue también Princesa de Asturias durante pocas horas con motivo de dos óbitos: el de su padre Alfonso XII y el de ella misma, fallecida su hermana doña Mercedes. Su entierro tuvo los honores de tal rango y en ellos se inspiraron los de don Juan de Borbón, según dispuso el rey don Juan Carlos.

Agueda Castellano abordó el personaje desde su vida privada y su vida política. El rey Alfonso XIII la quería mucho y la llamaba “mi gorriona”, porque era una mujer alegre que despertaba una gran simpatía entre la gente. Hizo numerosos viajes en representación del rey y el monarca tenía plena confianza en ella por su discreción, amabilidad y sentido del deber.

Alfonso XIII siempre quiso tener cerca a su hermana María Teresa, por lo que no consintió que se fuera de España cuando se casó con su primo don Fernando de Baviera. Dijo que la necesitaba a su lado porque tenía poca familia y convenía de su presencia en diversos viajes de la Familia Real. Era la “embajadora de la sonrisa” y una mujer fiel y amante de Madrid.

María Teresa de Borbón, que vivió en un palacete de la Cuesta de la Vega, donde se encuentra el muro en el que apareció la imagen de la Virgen de la Almudena, se llevó muy bien con su cuñada Victoria Eugenia de Battemberg –persona no siempre fácil de humor y carácter-, a la que respetó en su papel de reina.

La Infanta María Teresa, mujer de gran humanidad y fe, estuvo siempre pendiente de recordar a su hermano el rey de que diera las gracias o pésame a tal o cual persona y de que no olvidara que “todo cuanto eres se lo debes a mamá”, la reina María Cristina de Habsburgo-Lorena, una mujer que educó con disciplina a sus hijas pero no así a su hijo póstumo Alfonso XIII, por el que sintió una gran debilidad.

Otras conferencias

El día 18 de abril tendrá lugar la conferencia de María Teresa Fernández Talaya sobre “La Virgen de la Almudena: historia iconográfica”. El 19 da conferencia de Emanuela Gambini sobre “La obra de la catedral (1983 – 1993). El 16 de mayo, conferencia de Alejandro Martínez Sierra SJ sobre “Isabel, un signo para María”. El miércoles, 23 de mayo, presentación del libro “La historia de la Virgen de la Almudena contada a los niños”, con texto de Macarena D´Ocón e ilustraciones de Teresa Molina.

Todas las conferencias y presentaciones de libros tendrán lugar a las 19,00 horas, en el aula Juan Pablo II (calle Goya, 26).

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada