viernes, 1 de junio de 2012

Cogida de“El Juli” en Aranjuez

©Dolores de Lara ©Dolores de Lara  

Julián López “El Juli” ,en dos momentos de su aparatosa cogida. Sin consecuencias  

TRIO DE ASES:

“El Juli”, Castella y Manzanares

Por J.CAMPOS / Fotografías:©DOLORES DE LARA

Aranjuez,30 de mayo, 2012.- Cartel de lujo –como ha quedado demostrado— el confeccionado por el empresario taurino Pablito Lozano con motivo del comienzo de las fiestas patronales de la madrileña localidad de Aranjuez.

Tres ases, tres: Julián López “El Juli”, Sebastián Castella y José María Manzanares. Tres grandes de la Tauromaquia. Toreros con nombre que pasaran a engrosar con letras de oro los anales de la Fiesta Nacional.

Hoy los aficionados han podido disfrutar de una tarde gloriosa, donde este trío de ases ha alcanzado el cielo. Y donde todos: toreros y toros (casi pleno), banderilleros, picadores… han contribuido con su buen hacer a la grandeza de la tan vilipendiada fiesta brava.

©Dolores de Lara

A partir de la cogida de Julián López al recibir con el capote al segundo toro de su lote, la corrida ha ido in crecendo. El diestro, después de temernos lo peor al resultar embestido y zarandeado como un pelele por el astado de la ganadería de Domingo Hernández, ha conseguido recuperarse y armándose de valor ha continuado con la lidia, deleitándonos con un toreo valiente, entregado y lleno de calidad. A la hora de matar ha estado acertado con el acero, llenando los tendidos de pañuelos que insistentemente han solicitado los máximos trofeos: dos orejas y rabo, que finalmente ha conseguido. Anteriormente ya había cortado el apéndice a su primer toro.

©Dolores de Lara

El siguiente en el orden y desarrollo normal de la corrida, ha sido el francés Sebastián Castella, un torero maduro pese a su juventud, con un gran repertorio de pases bien trazados, bellos y de gran plasticidad. Maneja con soltura enorme facilidad ambas manos . Torero de gran aplomo, muy vertical –me recuerda al maestro de Galapagar—. Arriesga mucho como en él es habitual, aunque pese a todo y recordándonos su última cogida, nos transmite seguridad. Toreó en una baldosa al morlaco (como si estuviera bailando un castizo chotis), con pases hondos y lentos, cambiadas y circulares pases de pecho con enganche y exquisito gusto. Con el acero, aunque le faltó un pellizco de colocación, remató al toro con precisión. Dos orejas bien merecidas y felicitación.

  ©Dolores de Lara

El tercero en orden cronológico fue José María Manzanares, torero exquisito, con una mano derecha capaz de moverla con la suavidad de la seda y a la vez tan contundente como el crochet de un boxeador de pesos pesados. Parece que anda de puntillas para no molestar; y sin embargo, está en todas partes. Participa y brega con los toros. Muy profesional. Se nota que se prepara a fondo como un maratoniano atleta. También es el ojito derecho de la afición femenina. De la corrida de Manzanares destacaría aparte de su prfesional torería, su exclusiva forma de matar, impresiona y sobrecoge. Qué aguante recibiendo!! En esta faena, al sexto toro y segundo de su lote, hasta en tres ocasiones le incita, hablándole. Y finalmente, cuando se decide a desenvainar su espada hay que echarse a temblar. Dos orejas y rabo al sexto, y oreja al tercero.

©Dolores de Lara

Tarde redonda, como redonda es la circunferencia de la esta bella plaza. Y salida a hombros de estos tres triunfadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada