lunes, 6 de mayo de 2013

TAMPOCO FUE PARA TANTO

TARDE DE PEQUEÑAS INCIDENCIAS

©Dolores de Lara  ©Dolores de Lara

©Dolores de Lara ©Dolores de Lara

©Dolores de Lara

CONFIRMACIÓN

©Dolores de Lara

José María Arenas en el momento de su confirmación de alternativa

Por Javier López / Fotografías:©Dolores de Lara

©Dolores de Lara

Las Ventas, Madrid, 5 may (EFE).- Una vuelta al ruedo un tanto exagerada a cargo de Esaú Fernández fue, a la postre, lo único y más destacado de la corrida de toros celebrada hoy en Las Ventas.

Hasta el sexto toro no había por donde coger una tarde de lo más anodina por el manso e insulso comportamiento de los toros titulares de Carriquiri, que provocaron el más absoluto ayuno en lo artístico por parte de tres matadores que hasta ese momento estaban pasando muy de puntillas.

©Dolores de Lara

Pero en sexto lugar salió un sobrero de Aurelio Hernando, que, aunque frenado y echando las manos por delante, y haciendo hilo en banderillas, tuvo franca movilidad en la muleta.

Esaú Fernández, que tras prologar su labor con dos pendulazos en el centro del anillo, tiró con temple, largura y, en ocasiones, por abajo de las embestidas en una labor en la que consiguió los mejores muletazos de la función, aunque hay que advertir que no fue una obra de triunfo, ni mucho menos, pero se agradeció ver algo bueno después de tanto aburrimiento.

 ©Dolores de LaraA decir verdad, aunque toreó con cierto buen gusto el de Camas, a la faena le faltó limpieza, profundidad y más "alma"; por eso, y tras un pinchazo previo a la estocada final, la vuelta al ruedo que se pegó no fue para tanto.

El tercero, primero de su lote, fue toro huido que no quiso afrenta con el caballo ni poniéndole en suerte en la querencia, y sin fondo alguno en la muleta, por lo que su labor de Esaú apenas trascendió a pesar del esfuerzo que hizo.

©Dolores de Lara

El confirmante Arenas, todo voluntad, sin embargo, no anduvo demasiado inspirado en su primero. Inédito con el capote, puso banderillas con más corazón que acierto, e instrumentó una faena de muleta de largo metraje pero de poca consistencia por escaso ajuste y falta de oponente.

©Dolores de Lara

El quinto, toro con fuerza y muchos pies de salida, derribó en el primer encuentro con el caballo, lesionando al picador Anderson Murillo, por lo que su compañero varilarguero se encargó de "vengarle" en una excesivo segundo puyazo.

Arenas volvió a coger "los palos" para firmar un tercio mucho más entonado que el anterior; y muleta en mano diseñó una faena afanosa pero de poca trascendencia ante un animal informal que acabaría también desfondado buscando el abrigo de las tablas.

Oliva Soto, que recibió a su primero a portagayola, no pasó de los detalles en su primera faena.

El toro apretó en varas pero con mal estilo, al igual que en banderillas, pero tuvo movilidad en el último tercio, lo que aprovechó el de Camas para firmar un entonado inicio de faena, con una serie a derechas de medios pases de cierta pinturería pero demasiado espaciados y acelerados.

Pero hasta ahí, pues el toro comenzó a pararse y él se quedó también sin ideas.

Al cuarto lo saludó Oliva con airosas verónicas en el tercio y posterior galleo por chicuelinas; e instrumentó una labor de "chispazos" de su particular toreo "agitanado" pero de poca trascendencia por la falta de sosiego y mando, pues acompasó siempre el viaje del toro, que, dicho sea de paso, fue el mejor del envío, y sin ligar los muletazos.

Hubo "cositas " sueltas, como algún pase desmayado, algún remate como los cambios de mano o el molinete, y otros adornos de cierto aroma, pero la sensación que dejó fue que salió de Madrid sin aprovechar la oportunidad.

 -----------------------------

FICHA DEL FESTEJO.- Cinco toros de Carriquiri, bien presentados pero de poco juego en conjunto por su mansedumbre y escasa "transmisión", de entre los que destacaron el cuarto y, en parte, el soso segundo; y un sobrero -el sexto- de Aurelio Hernando, el mejor de la corrida.

Oliva Soto: pinchazo y estocada baja (ovación); y casi entera atravesada (división al saludar).

José María Arenas, que confirmaba alternativa: estocada trasera y caída, y dos descabellos (silencio); y pinchazo y otro hondo (silencio tras aviso).

Esaú Fernández: estocada ligeramente caída (silencio); y pinchazo y estocada tendida (vuelta por su cuenta).

©Dolores de Lara

En la enfermería fueron atendidos el picador Anderson Murillo de "luxación de codo derecho con fractura, pendiente de estudio radiológico, de pronóstico reservado" y José María Arenas de "contusión con hematoma en tercio inferior de muslo izquierdo, de pronóstico leve".

La plaza tuvo media entrada en tarde espléndida

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada