lunes, 2 de diciembre de 2013

César Girón, torero que cortó una pata en Acho, el 1 de noviembre de 1954

Juan Miletich Berrocal

César Girón: En deterioro importante su placa en Acho

(Por: Rafael Dupouy Gómez

©Dolores de Lara

Placa de la afición limeña al venezolano César Girón, torero que cortó una pata en Acho, el 1 de noviembre de 1954. (Foto cortesía: Juan Miletich Berrocal).

El gran aficionado taurino y amigo peruano don Juan Miletich Berrocal, muy amablemente, me envió la fotografía en donde se puede evidenciar el estado de deterioro de la importantísima placa dedicada a la memoria de César Girón que se encuentra en la histórica Plaza de Toros de Acho en Lima, Perú.

Al parecer, existe un error en la leyenda de la placa con respecto a la fecha, donde dice que fue el 2 de octubre de 1954, cuando en realidad, como señalan las crónicas de la época, fue el 1 de noviembre de 1954, en la histórica Plaza de Acho en Lima (Perú), cuando el venezolano César Girón cortó a su primer toro, las dos orejas y el rabo, y a su segundo toro, las dos orejas, el rabo y la histórica pata. Alternó esa tarde con Antonio Bienvenida y Rafael Ortega, ante toros de la ganadería peruana de Huando. En esa Feria, logró conquistar el “Escapulario de Oro” del Señor de los Milagros y le tributaron quizás la máxima ovación de su vida al cortar un total de diez orejas, tres rabos y una pata en sus cuatro presentaciones, convirtiéndose en un auténtico ídolo de la afición peruana.

Juan Miletich Berrocal

César Girón mostrando las dos orejas, el rabo y la pata conquistada en Acho (Perú).

César Girón, antes de cortar la célebre pata en Acho, se presentó en la Feria del Señor de los Milagros, el 17 de octubre de 1954, actuando con Antonio Bienvenida y Carlos Corpas. El diestro venezolano triunfó esa tarde cortando dos orejas.

Volvió a torear nuestro gran César Girón, el 24 de octubre de 1954, en compañía de los diestros españoles Rafael Ortega y Manuel Jiménez “Chicuelo II”, obteniendo otro clamoroso triunfo cortando dos orejas y rabo. Luego de cumplir presentaciones en su natal Caracas y Bogotá, retornó al Perú para continuar sus actuaciones, el 1 de noviembre de 1954, donde conquistó la pata antes citada. Su último compromiso en el coso bicentenario de Acho, fue el 14 de noviembre de 1954, en un mano a mano con “Chicuelo II” donde nuestra máxima figura del toreo César Girón, cortó dos orejas, siendo aclamado por la afición peruana.

En el año 1962, recordaba César Girón con orgullo, en un escrito biográfico de su puño y letra, lo acontecido en Lima (Perú) durante sus presentaciones en 1954: “En Lima me dieron el Escapulario de Oro y me tributaron la máxima ovación de toda mi vida. Me demostraron que me querían como si fuera limeño. Quiero expresar que si bien ha sido el Perú el que me rindió mayor homenaje, yo sigo siendo venezolano, aunque profundamente agradecido de Lima”.

César Girón

(Extracto tomado del libro “César Girón: Figura y Ejemplo” de Carlos Eduardo Misle “Caremis”, publicado en Caracas, Venezuela en 1973.)

La máxima figura del toreo venezolano, bien merece que algún organismo se ocupe de restaurar la placa que la afición limeña con tanto cariño le otorgó por su memorable triunfo, reiterándole mi agradecimiento a don Juan Miletich por su preocupación como gran aficionado taurino.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada