sábado, 24 de mayo de 2014

PERERA BORDÓ PRIMORES

©Dolores de Lara

El toreo de Perera fue como bordar. No fue el toreo de cada día, fue algo imaginario que el torero punteo (D.D.L)

Plaza de Las Ventas. 23 de mayo.

Decimoquinta corrida de feria.

Lleno de ‘no hay billetes’.

Perera, torero de los pies a la cabeza,

--------------------------------

Lo poético de A. Lorca / El País

Fotografías:©DOLORES DE LARA

Ayer, Perera fue un torerazo de principio a fin. Le cortó la oreja al sexto tras una labor que fue todo un compendio de inteligencia torera. No era ese un toro de triunfo, pues a su natural nobleza unía unos andares cansinos y poco espíritu bravo. Pero una vez más quedó claro que un torero henchido de ilusión y fortaleza, con la cabeza fría y el corazón de un atleta, es suficientemente capaz para cambiar el destino de una tarde.

©Dolores de Lara

Cuando Miguel Ángel Perera montó el estoque y se perfiló para matar al último toro de la tarde, la plaza entera contuvo el aliento, se hizo un ensordecedor silencio que se rompió hecho añicos cuando la espada quedó enterrada en el morrillo del animal. Era la culminación de una tarde redonda de un torero en plenitud. Minutos después se lo llevaron a hombros hasta la calle de Alcalá por ese túnel soñado y solo destinado a los grandes.

©Dolores de Lara

La tarde, supo a gloria. Es lo que suele ocurrir cuando se hace presente un torerazo, dibuja una obra de arte y deja a todo el mundo así, con la boca abierta. Ese es el toreo.

  ©Dolores de Lara

©Dolores de Lara

Perera salió a hombros tras todo un compendio de toreo inteligente

Le acompañaron en el cartel El Juli, que volvía tras dos años de ausencia, y Manzanares.

-------------------------------------

Del Río / El Juli, Manzanares, Perera

Toros de Victoriano del Río, —el primero, devuelto—, desiguales de presentación y mansos; segundo y tercero, con clase; el cuarto, un marrajo; descastado el quinto, y noble y soso el sexto. El sobrero, de Zalduendo, manso y acobardado.

El Juli: estocada atravesada (silencio); pinchazo y estocada (ovación).

José María Manzanares: pinchazo y estocada (ovación); gran estocada (silencio).

Miguel Ángel Perera: estocada —aviso— (dos orejas); estocada caída —aviso— (oreja). Salió a hombros por la puerta grande.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada