domingo, 3 de mayo de 2015

LAS VENTAS, GRAN TARDE DE TOROS INESPERADA

©Dolores de Lara

La cornada a Ángel Teruel / Foto de Dolores de Lara

"...El éxito fue propiciado por los toros de Montealto, algunos de ellos enormes y con más de seiscientos kilos, pero que embistieron a la muleta con mucho brío. Terminada la corrida, como suele suceder en estos casos, se han dicho muchas exageraciones. Se ha hablado de la bruvura de la corrida. Y la corrida fue mansa, todos los toros se escupieron del caballo, todos. Pero pese a esa mansedumbre en el primer tercio, la corrida fue muy toreable en la muleta. Y los toros tuvieron ese brío y esa fuerza, que tanto se echa de menos en la inmensa mayoría de las corridas de hoy en día..."

Domingo Delgado de la Cámara

Hacía mucho tiempo que la temporada madrileña no transcurría tan triunfalmente como este año. A la gran tarde de Eugenio de Mora el Domingo de Pascua y la explosión de Roca Rey, hay que sumar la gran tarde de toros de ayer.

Gran tarde de toros inesperada, porque a priori se trataba de un cartel de relleno sin excesivo interés. Pero a la postre la corrida fue muy interesante y exitosa. ¿Desde cuándo no se cortaban cuatro orejas en una tarde? Desde la Feria de Otoño de 2010, el día del pelotazo de Juan Mora.

El éxito fue propiciado por los toros de Montealto, algunos de ellos enormes y con más de seiscientos kilos, pero que embistieron a la muleta con mucho brío. Terminada la corrida, como suele suceder en estos casos, se han dicho muchas exageraciones. Se ha hablado de la bruvura de la corrida. Y la corrida fue mansa, todos los toros se escupieron del caballo, todos. Pero pese a esa mansedumbre en el primer tercio, la corrida fue muy toreable en la muleta. Y los toros tuvieron ese brío y esa fuerza, que tanto se echa de menos en la inmensa mayoría de las corridas de hoy en día. La corrida de Montealto tuvo una gran movilidad, y cuando hay movilidad, nadie se aburre. El toro actual, con su indiscutible calidad, tiene dos déficit, la fuerza y la movilidad. Y esto es lo que derrocharon los Montealto, de ahí los triunfos de los toreros y la satisfacción del espectador.

Ayer asistimos a la tarde consagratoria de Morenito de Aranda, viejo conocido de la plaza de Madrid. Todos sabíamos de sus cualidades: buen oficio, buen gusto y buen capote. También conocíamos su limitación principal: poco compromiso y exponer lo justo. Ayer, creo que por primera vez, vino decidido a dar la cara y triunfar de verdad. Y lo consiguió con una enorme rotundidad. Y ojo, que podía haber cortado tranquilamente cuatro orejas él solito.

Ya vimos su disposición con el primero de la tarde. Un toraco descomunal, que nunca humillaba y se vencía por el pitón derecho. El moreno le toreó con la zurda muy bien, sacando los naturales por debajo de la pala del pitón, y dejando la muleta en la cara para ligar el siguiente pase, cosa que hasta ahora no hacía. Además, fue capaz de sacar muletazos por el pitón derecho. No hubo un solo enganchón en todo el trasteo. La estocada fue en lo alto tirando a contraria. Merecía la oreja, no concedida por el palco. Saludó desde el tercio. 

A lo largo de la tarde, todas las intervenciones de Morenito con el capote tuvieron clase y buen gusto, pero la cumbre llegó con su segundo. Un toro muy serio, que tuvo gran calidad en la muleta. Cuidado con los toros con esa calidad, porque luego es muy difícil estar a su altura, y el de Aranda lo estuvo. La faena tuvo una gran cualidad, ir a más. Con una serie con la mano derecha esplendorosa por templada y sentida, con un derechazo que duró media hora y un pase de pecho monumental. Con esta serie cortó la segunda oreja, pero todo el trasteo fue muy bueno, con unas series mandonas y muy bien ligadas, donde destacaron los pases del desprecio y los cambios de mano. Estocada y dos orejas indiscutibles.

Morenito mató un tercer toro por cogida de Ángel Teruel. El toro fue otro tío, tremendamente serio. Un burel mironcete y exigente, mejor por el pitón izquierdo que por el derecho. Morenito estuvo otra vez muy solvente y decidido, destacando otra gran serie con la izquierda. Estocada y nueva petición de oreja, denegada por la presidencia. La tarde de Morenito ha sido antológica, con la capa, la muleta y la espada. Por ejemplo, los tres comienzos de faena por doblones y trincherazos, han sido torerísimos. Ha estado segurísimo con todo, y ante tres toros de un trapío pavoroso. Hace tiempo que no veíamos pisar un ruedo con tantísima autoridad. Morenito se ha despojado de su abulia y sus precauciones, potenciando sus buenas condiciones de siempre. Acaba de nacer un gran torero. A seguir así.

La corrida ha tenido otro legítimo triunfador, Albero López Simón, que ha aprovechado muy bien, un lote bueno a secas. Y además, ha sabido aprovecharlo en unas circunstancias muy duras, con un cornalón de dos trayectorias en una pierna. López Simón ha estado heroico, demostrando a todos lo que es querer ser figura del toreo. Su primera faena ha tenido como virtud principal la ligazón. Y es que un pase normalito bien ligado, siempre es mucho mejor que un pase excelente sin ligar. Y Alberto tiene la gran virtud de ligar mucho y bien. Deja la muleta en el hocico y el toro sólo ve muleta. La faena ha sido estrujante por lo que se ha arrimado, todo ello muy ligado. En los últimos compases de la lidia, ha sido derribado por el toro y volteado dramáticamente desde el suelo. El toro le ha dado una cornada de dos trayectorias de diez y veinticinco centímetros, respectivamente. A pesar del pinchazo anterior y lo bajo de la segunda estocada, ha cortado una oreja de peso, premio al valor sin cuento.

Se ha negado a ser llevado a la enfermería y acto seguido, con una cornada en la pierna y visiblemente mermado, ha lidiado a su segundo toro. Una faena mejor que la anterior, donde además de ligazón, ha toreado más despacio. Estocada desprendida y oreja de mérito. Después de ver en Sevilla, cómo la mayoría de los matadores echaba las tres cartas, delante de toros buenos, da gusto encontrarse con un hombre que de verdad sale a darlo todo y desea sinceramente ser figura del toreo. La tarde de López Simón ha sido admirable y ejemplar. En otro tiempo los triunfos de Morenito y López Simón, valdrían para entrar con categoría en todas las ferias de España. Merecen torear en todas las plazas, veremos al final lo que torean, en esta fiesta…

Un Ángel Teruel muy dubitativo, no aprovechó las treinta buenas embestidas de un toro mansito, pero claro y bonancible. Cuando ya el toro se estaba rajando, fue sorprendido fuera de cacho y a favor de querencia, sufriendo una grave cornada en el muslo, de dos trayectorias. Hacemos votos por su pronta recuperación.

Bueno, poco a poco se va animando la temporada y vamos viendo el triunfo de veteranos que merecen un mejor trato: Eugenio de Mora, Antonio Ferrera, Morenito de Aranda; El triunfo de matadores nuevos con buena proyección futura: Víctor Barrio, José Moral, Juan del Álamo, López Simón; El triunfo de novilleros que se la juegan en Madrid: Roca Rey, Antonio Puerta. Ahora los empresarios tienen que darles el sitio que merecen. Lo que no puede ser es que las empresas apuesten por los de siempre, que hace años que no justifican ni su caché ni su sitio en las ferias, y no digo nombres. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada