viernes, 14 de agosto de 2015

DE RIVERA Y ORDÓÑEZ

Joaquin Gómes de Segura  Por Joaquín Gómez de Segura y Mayorga

Te brinda La Montera en este día

con gran cariño y plena admiración,

Francisco Rivera de corazón

su más grande y profunda simpatía.

Deseamos que tu pronta mejoría

te llegue y sumo afecto le declara,

a la Reina del Cielo que te ampara:

el ruego tuyo lo hago también mío,

protégele ¡Oh Virgen del Rocío!

dice aquí también Dolores de Lara.

---------------- Rivera Ordoñez (Tele-5.es)

La sangre de dos glorias del toreo

por sus venas le corre,

de dos astros taurinos que escribieron

las páginas más nobles...

De niño ya soñaba con monteras

espadas y capotes,

el ruedo le llamaba y de él oía

con atención sus voces.

Por ser menor su madre le autoriza

a que lecciones tome

de torear. y lo hace entusiasmado

con la ilusión a tope.

Moldea poco a poco su figura

hasta que los acordes,

escucha de timbales y de niño

se convierte en un hombre.

Sus juegos infantiles abandona

soñando con estoques,

y viste los vestidos de las luces

y escucha los clamores.

Le esperan los alberos que del arte

del cual es dueño acogen

a este futuro diestro que comienza

sus pasos desde joven.

Los triunfos más sonados pronto alcanza

y presto en él se impone,la fuerza de su estirpe que le avala

de aquellos sus mayores.

Y paso a paso pronto se sitúa

donde le corresponde,

Francisco honor hace a la dinastía

de sus antecesores.

En el coso de Huesca su batalla

ha librado y se expone

del morlaco Traidor que de sus astas

le deja huella enorme.

En el primer momento por su vida

se teme, más se impone

la fuerza de su sangre, ¡nada menos!

de Rivera y Ordóñez.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada