martes, 26 de julio de 2011

CORRIDA EN LA SOLANA DE LAS QUE HACEN AFICIÓN

©Dolores de Lara

 

La Solana fue escenario de un festejo que en la villa manchega puede calificarse de histórico. Los tres matadores y el ganadero compartieron el honor de salir a hombros por la Puerta Grande en medio de un ilimitado entusiasmo.

©Dolores de LaraPor Federico Sánchez Aguilar / Fotografías: ©Dolores de Lara

Solamente el rejoneador, Álvaro Montes, abandonó el coso por su pie al no haber obtenido más que una oreja. El toro de Los Pilares, aunque no le creó problema alguno, careció de la acometividad suficiente para llevar la emoción al graderío. La labor del caballero, en todo momento ajustada, subió de tono cuando banderilleó al “violín”. Este lance a caballo, inventado en los años sesenta por el olvidado rejoneador madrileño Antonio Moreda, que tiene mucho de espectáculo y poco de hondura, cayó en desuso hasta que en los ochenta fue resucitado por el infortunado Ginés Cartagena. Desde entonces constituye un buen recurso para los caballeros en plaza que cambian el oro de ir al toro de frente, quebrar en la cara y clavar al estribo, por el oropel de arrojar el rejón a los lomos del toro en una vertiginosa galopada. ©Dolores de Lara

Los toros de Albarreal, muy bien presentados, dieron un juego excelente. Arremetieron con bravura a los caballos –dos de ellos derribaron- y evidenciaron nobleza en el último tercio. No se cansaron de embestir y el quinto, que hizo bueno el dicho de “no hay quinto malo”, fue premiado con una merecida vuelta al ruedo. Un gran éxito para el ganadero que, al finalizar el festejo, fue alzado en volandas junto a los tres matadores.

Regresó a La Solana más técnico y cuajado Víctor Puerto. Midió las distancias, apalancó los pies en la arena y movió la franela una y otra vez con mimo y cadencia. Sus faenas, medidas en el tiempo, fueron variadas. Plenas de esa difícil facilidad que distingue a los toreros en sazón. Dos certeras estocadas y cuatro orejas para el recuerdo.

©Dolores de LaraEn estos tiempos de atonía artística es una pena que el madrileño no emprenda la vía de la continuidad.

La máxima expectación se centraba en Francisco Rivera Ordóñez. Torero mediático muy a pesar suyo, porque estoy seguro de que él preferiría ser tratado exclusivamente como torero a ver manoseada su imagen en los programas “basura” de la televisión, llevó a cabo una labor con momentos brillantes. Se le notaba inquieto en el callejón cua©Dolores de Larando veía que sus compañeros cortaban las orejas que él había perdido por su poca decisión con la tizona. En el quinto sacó a relucir la casta Dominguín y salió a por todas. Desde la larga cambiada de recibo hasta su entrega en el volapié, su actuación estuvo preñada de entusiasmo. Encorajinado, no quiso dejarse ganar la pelea y se arrimó acompañado en todo momento por el fervor de sus “fans” femeninas. El clamor se desbordó y a sus manos fueron las dos orejas y el rabo de su noble oponente. El nuevo Paquirri no regateó aplausos cuando al excelente ejemplar de Albarreal se le daba la vuelta al anillo.

Su buen oficio le faculta para abandonar la comodidad de las plazas de pueblo y hacer el esfuerzo en otras de mayor responsabilidad. Se van a cumplir diez años de la última vez que pisó el ruedo de Las Ventas.

©Dolores de Lara

A nadie se le escapa que Uceda Leal es uno de los diestros con mayor elegancia y empaque de la actualidad. Apalanca los talones en la arena, arrastra la muleta por la arena y acompasa las embestidas de las reses con temple y longitud. Como, además, es el “as de espadas”, resulta incomprensible que no ocupe un puesto más alto en el escalafón. Pero está visto que algo falla. Le cortó las dos orejas a su primero y se las hubiera arrancado al sexto de no haber resultado un “pincha uvas” con el verduguillo.

Fue una de esas corridas que hacen afición, de las que los aficionados salen a la calle pegando pases.

Afortunadamente el festejo no quedó en exclusiva para los solaneros que cubrían las tres cuartas partes del aforo de la centenaria y coquetona plaza. Las cámaras de la televisión castellano-manchega, la expandieron por la región.

LOS TRES ESPADAS DEMOSTRARON SU VALENTÍA

REPORTAJE GRÁFICO: ©DOLORES DE LARA

©Dolores de Lara ©Dolores de Lara

LOS DIESTROS RECOGIERON SU MERECIDO TROFEO

©Dolores de Lara ©Dolores de Lara ©Dolores de Lara

EL PRIMER PAÑUELO DEL RECIEN ESTRENADO PRESIDENTE

 ©Dolores de Lara Luis García Cervigón muy sonriente sacando el pañuelo

LOS CRONISTAS DE LA SOLANA AL FILO DE LA NOTICIA

©Dolores de Lara Paulino Sánchez, director de “La Gaceta de La Solana “(centro) Aurelio Maroto, redactor jefe de la misma  (derecha) y uno de los cámaras de la cadena local de TV (1º por la izquierda)

EL QUIJOTESCO  PICADOR CAE DEL CABALLO POR LA FUERZA  DEL DESAFORADO GIGANTE

©Dolores de Lara

LA JOVEN ENCARGADA EN LA ENTREGA DE LOS TROFEOS CON FRANCISCO RIVERA “ PAQUIRRI”

©Dolores de Lara ©Dolores de Lara

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada