jueves, 8 de septiembre de 2011

El Juli renuncia a la feria de Quito al quedar suprimida la suerte de matar / José Antonio del Moral / 2ª de Feria de Valladolid

Matadores de toros españoles en la última feria de Quito

* * * * * * * * * * *
La Nueva Ordenanza Taurina constituiría un ataque frontal al fundamento y pureza de la corridade toros suprimiendo la lidia suerte suprema

“...supimos que El Juli se ha negado a actuar en la próxima feria de Quito para no participar en un serial que va a significar un dislate con previsibles malas consecuencias...

“..Si El Juli se ha negado a participar en los adulterados eventos por respeto a la tradición y a sí mismo, los demás deberían hacer lo mismo. Si en Quito se celebra su feria con festejos en los que la suerte fundamental quede suprimida, los antitaurinos de España, Francia y no digamos en los países americanos en los que La Fiesta también es suya, harán lo posible para que cunda el fatal efecto. Las estrellas del toreo no deberían caer en estas trampas..."
2ª de la feria
Feria de "Nuestra Señora de San Lorenzo"
Valladolid
Luque por fin mató y armó un lío

José Antonio del Moral

La Gaceta / Intereconomía
De toros en libertadPletórico, el de Gerena cortó las dos orejas del tercer toro y otras dos del sexto en una buena corrida de Carlos Charro. Estupenda faena de César Giménez que cortó la oreja del segundo. Y otra muy sentida aunque con trazo exagerado de David Luguillano que también se llevó un apéndice del primero.Valladolid. Plaza del Paseo Zorrilla. Martes 6 de septiembre de 2011.

Segunda de feria. Tarde veraniega con menos de media entrada. Seis toros de Carlos Charro, más que correctamente presentados y nobles en distintos grados.

Mucho lo fue el primero. Y También el bravo segundo aunque renqueó de patas y tardeó un poco. Otro muy bueno el tercero aunque blando. El quinto, manseó y protestó. Y escondida la nobleza del sexto que sacó a flote su matador.

David Luguillano (negro y oro): Estocada algo contraria ladeada, oreja. Pinchazo, media escupida y seis descabellos, palmas.

César Jiménez (añil y oro): Media tendida algo ladeada, oreja. Buena estocada y descabello, ovación.

Daniel Luque (corinto y oro): Buena estocada, dos orejas. Buena estocada, dos orejas. Salió a hombros.Para empezar, hay que felicitar con incontenible alegría el nacimiento de los gemelos que acaba de dar a luz la esposa de El Juli. Hombre y torero cabal donde los haya por su entrega a La Fiesta sin aprovecharse de su gran categoría para abusar de la privilegiada situación que disfruta, antes de ser padre por primera vez, supimos que se ha negado a actuar en la próxima feria de Quito para no participar en un serial que va a significar un dislate con previsibles malas consecuencias.

Tras un referéndum malintencionadamente convocado por el Gobierno Ecuatoriano para acabar allí con La Fiesta, sus habitantes han votado por mayoría que, en las corridas de toros que se celebren en el coso de Iñaquito, la lidia prescinda de la muerte del toro. Los carteles de su feria están casi cerrados y ya figuran nombres preeminentes de toreros españoles.

Si El Juli se ha negado a participar en los adulterados eventos por respeto a la tradición y a sí mismo, los demás deberían hacer lo mismo. Si en Quito se celebra su feria con festejos en los que la suerte fundamental quede suprimida, los antitaurinos de España, Francia y no digamos en los países americanos en los que La Fiesta también es suya, harán lo posible para que cunda el fatal efecto. Las estrellas del toreo no deberían caer en estas trampas. El de ayer, Daniel Luque, tampoco.

Aunque Luque, que está que se sale, tiene que matar bien para llegar a donde quiere. Tras Morante, es el que ahora mejor torea a la verónica. Ayer, tibiamente con el muy noble tercer toro porque blandeó más de la cuenta. No importó para que Daniel anduviera soberbio en su brindada faena que supo administrar con largas pausas y, entre ellas, recrearse como sabe, saboreando el toreo de muleta y haciéndonos saborearlo a los que le contemplamos con placer pese a que el toro no siguió siempre igual de bien el engaño por la falta de fuerza ya señalada. Y, ¡aleluya¡, por fin mató como Dios manda. Dos orejas.

Tras “hacer” al manejable sexto, sin molestarlo, volvió a estar muy bien sacando todo el buen fondo que tuvo y dando sobrada medida de lo capaz que es. Muy importante Luque con este toro al que también mató a la primera, consumando una tarde pletórica con otras dos orejas y todo el mundo encantado con su gran e indiscutible triunfo. Como venido a través de túnel del tiempo vimos a Luguillano, enfibrao y sentío, como en sus años mozos. Este veteranísimo vallisoletano siempre fue un esteta exagerado. Y ayer volvió a serlo para deleite de sus partidarios pucelanos, solo que no lo suficientemente ricos para llevarlos a la plaza en masa. Toro tuvo para que se desmelenara a tope. El primero, para empezar la tarde. Bien de verdad en lo suyo aunque sin poder evitar algunas estridencias y destemplanzas. Pero, qué estocadón contrario pegó de tanto atracarse de toro. Oreja merecida.

Picado por sus colegas y entusiasmado consigo mismo anduvo con el no tan bueno aunque más que posible cuarto. El Chano lo bordó en banderillas y Luguillano volvió a repetir lo anterior aunque sufriendo el término de la comparación en cuanto a naturalidad. Tardó en matar.

Cesar Giménez se está viendo obligado a torear disminuido de facultades físicas tras su cornada en Málaga. No se ha podido permitir el lujo de apartarse para mejorar los efectos de su percance que necesitará de un trasplante de tejidos en la pierna afectada. Estaba en su campaña del regreso a la gloria que perdió y sigue en ello a pesar de los pesares. Ayer se encontró con un segundo toro bravo pero renqueante y tardón aunque noble. Pese a ello, César anduvo como está ahora, asentado, templado, inteligente y en gran torero pese al desarme que sufrió de tanto llevar la muleta por abajo. Y cumbre con la derecha. Dobló el toro de media tendida y se ganó una valiosa oreja. De haberlo matado mejor, lo mismo habría cortado dos. Con el quinto también quiso, pero apenas le dio opción aunque mató muy bien.

*****

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada